Historia de la Copa de la UEFA (V): dos equipos del Este europeo comparten el cetro con el FC Barcelona

El capitán del Ferencvaros de Budapest, Dezső Novák, con el trofeo de vencedor de la Copa de Ferias

La edición de 1965 alcanzó un récord de participación al inscribirse 48 equipos, evidencia del creciente interés por la Copa de Ferias. Por más tiempo ya no tenía nada que ver la competición con las ferias de muestras pero sí sería una oportunidad para jugar competiciones continentales a aquellos clubes importantes que habían perdido el derecho a disputar cualquiera de las otras torneo europeos. Concluyó con la segunda final en la que no estuvo involucrado un equipo español. Sin embargo, su participación fue numerosa con cinco clubes; Athletic de Bilbao, Atlético de Madrid, FC Barcelona, Real Betis Balompié y Valencia CF. Serían los colchoneros los que más lejos llegaron en la competición cayeron con honor en las semifinales ante la Juventus de Turín en el partido de desempate. El otro finalista, el Ferencvaros, tuvo que recurrir al partido de desempate para llegar a la final en las dos últimas eliminatorias. Superó a los leones de San Mamés en los cuartos de final y al Manchester United en las semifinales.

El Ferencvaros de Hungría derrotó al Juventus FC de Turín en una final disputada a partido único curiosamente en el estadio Comunale de Turín, precisamente en la habitual sede del conjunto piamontés. La Juventus ayudada por los cuarenta mil tifosis dominó el encuentro durante los sesenta primeros minutos del partido y pudo adelantarse en el marcador mediante un cabezazo de Néstor Combin que evitó el meta húngaro. El desgaste físico entre los italianos permitió a los magiares buscar la portería rival batiéndola en el minuto 74 en un centro de Zoltán Varga rematado por Maté Fenyvesi. No hubo reacción alguna por parte local que vió a los magiares conquistar el primer trofeo de las competiciones europeas de clubes para un equipo del Este de Europa con una famosa delantera formada por János Karába, Zoltán Varga, Flórian Albert, Gyula Rákosi, Máté Fenyvesi.

La edición de 1966 estuvo organizada bajo los auspicios de la UEFA, pero no por la propia UEFA, por una serie de focos de indisciplina que no se tratan adecuadamente. Se incrementan los graves incidentes en los terrenos de juegos y en los graderíos. Al Chelsea FC le fue arrojado basura en su visita al AS Roma y el Leeds United FC disputó una eliminatoria violenta con el Valencia CF correspondiente a los octavos de final, la cual terminó con tres expulsados. El Leeds United además tuvo expulsado a Johnny Giles en la semifinal contra el Real Zaragoza. El torneo descubrió definitivamente la irrupción de los clubes ingleses en el panorama internacional con el Leeds United, Chelsea FC, Manchester United o Everton FC como principales estandartes.

El zaragozista Marcelino pugna por el balón con un defensor blaugrana

El FC Barcelona y el Real Zaragoza se encontrarían en la final aunque en las semifinales tuvieron que dirimirse en los partidos de desempate. Los blaugranas antes tuvieron que deshacerse en los cuartos de final de sus ‘vecinos’, el RCD Espanyol, y en las semifinales del Chelsea por un contundente 5-0 con tantos de Fusté y Rifé, por partida doble, junto a Zaballa. Por su lado, los maños también recurrieron a una actuación sublime en el choque de desempate ante el Leeds United. Los ‘Magníficos’ realizan en Elland Road una exhibición goleadora en los primeros trece minutos del partido para sellar el pase a la final.

La final, debido a la celebración de la Copa del Mundo de la FIFA en Inglaterra, se disputó en el mes de septiembre por expresa petición de la Real Federación Española de Fútbol, cuando se iniciaba la siguiente campaña, y volvió al formato de partido a doble vuelta. Y ésta no pudo ser más loca y sorprendente.

El equipo del FC Barcelona con el trofeo de campeón

En la ida, los maños fueron un ciclón sobre el Camp Nou a pesar de un dominio barcelonista que fue infructuoso. El extremo derecho brasileño Canario antes del descanso logró el único tanto del encuentro de un potente chut desde fuera del área pero bien pudieron ser más goles gracias a las intervenciones del meta blaugrana Sadurní. Siete días más tarde las tornas cambiaron. Gracias a la actuación de Luis Pujol, un extremo que casi no contaba en los planes del técnico Roque Olsen, el título se fue a parar por tercera vez a las vitrinas del Barcelona. Los culés sorprendieron al Zaragoza en repetidas veces. Ya en el minuto 3 vencían los culés con un gol de Pujol que también firmó el 1-3 a falta de 5 minutos para la conclusión de la final. Dos minutos después Marcelino, gracias a su gol, llevó el partido a la prórroga (2-3) y cuando el tiempo reglamentario terminaba (y la Copa se iba a decidir en la suerte del lanzamiento de moneda) Pujol lograba el gol del triunfo y el tercero de su cuenta particular.

El portero del Dinamo de Zagreb, Zlatko Škorić, se hace con un balón a la salida de un córner

En 1967 se confirmó la fortaleza de los clubes ingleses en el torneo ferial que les permitió con sus triunfos dominar las cuatro últimas ediciones de la Copa de Ferias. Sin embargo, deberían esperar aún un año más para conquistar el trofeo.

El Dinamo de Zagreb fue el encargado de llevar por segunda vez el título de la Copa de Ferias al otro lado del telón de acero. Cuatro años después de caer en la final ante el Valencia, los croatas llegaban con la lección bien aprendida liderados por los veteranos y las estrellas del equipo: el guardameta Skoric, el defensa Belin y el ariete además de capitan, Zambata. Fundamentó el pase en cada una de las eliminatorias en el fortín que hizo el estadio Maksimir donde fueron cayendo uno tras otro los equipos a los que se enfrentó: Dunfermline, Dinamo Pitesti, Juventus y Eintracht de Frankfurt. El Leeds United hizo lo propio. Volvió a eliminar al Valencia, superó con muchas dificultades al Bolonia gracias al lanzamiento de una moneda, y en semifinales noqueó al Kilmarnock escocés.

El presidente del Leeds United felicita a los jugadores croatas junto al trofeo de campeones

La final se decidió en su partido de ida. El Leeds United supo resolver sin problemas los ataques croatas pero cuando restaban cinco minutos para el descanso una jugada por la derecha entre Belin y Piric termina con un centro al área de éste que es cabeceado por Cercek superando al defensa Jackie Charlton y el meta Sprake. El Leeds tras el descanso busca el gol sin mucho ahínco pero a la hora de juego llega el segundo tanto local. El delantero centro Zambata aprovecha el espacio que le deja la defensa inglesa para cruzar el balón a la izquierda del área que es rematado de mediavolea por Rora. Los dos tantos dieron una jugosa ventaja a los croatas que iba a ser difícil de superar en Inglaterra. El encuentro de vuelta se jugó en y alrededor del área del Dinamo. La actuación del portero del Dinamo de Zagreb, Skoric, ayudado de la fortuna de varios lanzamientos que dieron en los postes no evitaron que el trofeo se marchase hasta las tierras balcánicas.

Documento complementario:

Video de la temporada 1965 del Ferencvaros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s