Historia de la Copa de la UEFA (VI): Los clubes ingleses dominadores absolutos en la despedida de la Copa de Ferias

El capitán del Leeds United Billy Bremner es llevado a hombros por sus compañeros con la copa de campeón.

El capitán del Leeds United Billy Bremner es llevado a hombros por sus compañeros con la copa de campeón.

La novedad de esta edición residió en que la clasificación para el torneo iba a depender de la posición que los clubes ocupasen en sus respectivos campeonatos domésticos, es decir, el viejo concepto de ciudad organizadora de ferias pasaba a mejor vida. El Leeds United superó el golpe para resarcirse en la siguiente campaña 1967-68 cuando lograron su primer título. Para plantarse en la final, los ingleses superaron al Spora de Luxemburgo con un marcador global de 16 a 0, doblegaron al resto de sus rivales de forma ajustada como al Partizan de Belgrado, y a los equipos escoceses Hibernian, Glasgow Rangers en los cuartos de final y al Dundee en las semifinales. Una trayectoria donde su delantero Peter Lorimer fue una pieza clave en el éxito del Leeds. Por su parte, el Ferencvarós se deshizo con superioridad por este orden del Real Zaragoza, del Liverpool, del Athletic y del Bolonia para regresar a la final de la Copa de Ferias tres años después.

Gol de Mick Jones ante el Ferencvaros

La final volvió a jugarse nuevamente fuera de fechas, en agosto y en septiembre. La ida jugada en Elland Road marcó el desarrollo de la eliminatoria. El Leeds United, con la lección del año pasado aprendida, venció en la ida para defender la renta obtenida en Budapest. Los ingleses vencían el primer asalto gracias a un gol del delantero de Mick Jones en el minuto 41 tras un saque de esquina. Fue el único error en el planteamiento táctico húngaro basado en detener el juego ofensivo inglés mediante una gran dureza defensiva. Este arma descentró al Leeds en los minutos finales cuando buscaban el segundo tanto en la meta rival pues los magiares realizaron contragolpes que estuvieron a punto de igualar la contienda. Un mes más tarde, el Ferencvarós no podía batir la meta de Sprake quien evitó un gol cantado al detener un lanzamiento de falta botado por Flórian Albert. Gracias a la labor de la defensa capitaneada por Jackie Charlton el partido concluía con un baldío empate sin goles que permitía desplazar el trofeo por primera vez hasta tierras inglesas. Al finalizar el encuentro el capitán del Leeds, Billy Bremner, recibió el trofeo que le acredita como campeón de manos del presidente de la FIFA, Sir Stanley Rouss.

Bobby Moncur consigue un gol en la fina del ida

Bobby Moncur consigue un gol en la final del ida

La edición de 1968-69 alcanzó una cifra récord de 62 equipos inscritos y volvió a contemplar una final anglo-húngara pero con diferentes protagonistas. El debutante en la competición Newcastle United se plantaba en la final tras superar a equipos más experimentados en las batallas europeas como el Feyenoord, Sporting de Lisboa, Real Zaragoza, Vitoria de Setúbal y Glasgow Rangers. Su rival también procedía del este del continente: el Ujpest Dozsa húngaro. Su camino fue más sencillo superando al Aris de Salónica, al Legia de Varsovia, al Leeds United y al Goztepe turco.

El capitán del Newcastle United, Bobby Moncur, recoge el trofeo

Los ingleses superarían a los húngaros con comodidad en la ida de la final merced a tres goles logrados en 20 minutos en la segunda parte del partido. Tras una primera parte en la que la defensa del Ujpest mantuvo su poder ante los ataques del Newcastle, la segunda mitad se inició con un error del guardameta Antal Szentmihályi en el primer gol inglés que llevó el nerviosismo a la defensa magiar, que no fue capaz ya de contener con eficacia los ataques de las ‘urracas’ y recibió dos goles más. Los goles del capitán Bobby Moncour y uno de James Scott presagiaban que el título estaba en las manos del Newcastle. Pero en el partido de vuelta, Budapest volvió a acoger la final por segundo año consecutivo, el Ujpest Dozsa salió a por todas. En los primeros 45 minutos se hizo con el dominio del centro del campo y al descanso se encontraba a un gol de igualar la eliminatoria gracias a los goles de Ferenc Bene y János Göröcs. Tras la reanudación, los ingleses lograron imponer su juego rápido y técnico para desbordar a los magiares. Así, el Newcastle por medio de Bobby Moncour, lograba el tanto de la tranquilidad, pero otros dos goles iban a llegar para el club inglés por medio de Preben Arentoft y James Scott. Al finalizar el partido, el presidente de la FIFA y del Comité Organizador de la Copa de Ferias, Sir Stanley Rouss, entregó el trofeo al capitán del Newcastle.

John Radford logra el segundo gol para el Arsenal FC en el partido de vuelta de la final

John Radford logra el segundo gol para el Arsenal FC en el partido de vuelta de la final

En 1970 prosiguió el dominio del fútbol inglés en la competición que vio el debut en Europa de dos modestos equipos españoles entre los 64 que tomaron parte: la Unión Deportiva Las Palmas y la Unió Sportiva Sabadell. En esta ocasión, el Arsenal FC logró retener la hegemonía inglesa en la competición. La supremacía fue manifiesta en su estadio de Highbury y fue clave para obtener el billete a la final. En el camino superó a clubes como el Glentoran, Sporting de Lisboa, Rouen, Dinamo de Bacau y a un Ajax de Amsterdam liderado por Johann Cruyff en las semifinales. La otra plaza de finalista correspondió al RSC Anderlecht belga que si bien tuvo una trayectoria más espinosa poseía una excepcional plantilla lidera por el Paul van Himst. Así derrotaron al Valur islandés y al Coleraine de Irlanda del Norte con cierta solvencia; pero sufrieron para dejar en la cuneta al Dunfermline, al vigente campeón Newcastle United y al Inter de Milán, al que derrotaron en San Siro por 0-2.

El capitán del Arsenal Francis McLintock, con el trofeo en la mano, es rodeado por los aficionados

El capitán del Arsenal Francis McLintock, con el trofeo en la mano, es rodeado por los aficionados

El primer encuentro de la final tuvo lugar en Bruselas y en el mes de abril, rompiendo la tónica habitual por la que se disputaban las finales en fechas muy tardías. El Anderlecht se mostró muy superior en su estadio y derrotó al Arsenal por tres tantos a uno, gracias al doblete de su delantero Jan Mulder. Sin embargo, el gol logrado de un cabezazo por el delantero suplente del Arsenal Raymond Kennedy a falta de ocho minutos para la conclusión del partido ofreció muchas esperanzas para los ingleses para el segundo partido. En un vibrante partido de vuelta, la presión y el empuje de los ‘gunners’ en Highbury permitía a los londinense remontar la final. Eddie Kelly abrió el marcador en el minuto 25 al controlar un balón con su pie izquierdo en el borde del área y con su pie derecho disparar una gran volea. Tras el descanso, una internada de Jan Mulder en el área inglesa concluyó con un disparo que dio en el poste. La peligrosidad del cuadro belga quedó patente pero sirvió para espolear al Arsenal para que John Radford de un testarazo colocase el 2-0 tras un envío de Bob McNab en el minuto 70 y un minuto después Jonathan Sammels de disparo cruzado dejase el marcador en un inapelable 3-0. La euforia se desataba en campo de fútbol del Arsenal al conquistar su primer título continental.

Imagen del partido de la final de ida suspendida

La última edición de la Copa de Ferias tuvo lugar en la temporada 1970-71 y contempló un segundo triunfo del Leeds United. La última final pasó a la historia por ser una de las más bonitas y excitantes, y se dilucidó a favor del equipo inglés gracias al doble valor de los goles logrados en el campo rival en caso de empate final. El Leeds resolvió situaciones comprometidas en sus eliminatorias ante el Dinamo de Dresden de la Alemania Oriental y en las semifinales ante el Liverpool, donde gracias a un solitario gol de su capitán Billy Bremner en Anfield fue suficiente para asegurarles una de las plazas de la final. Su rival sería un equipo que empezaba a despuntar en Europa: el Juventus de Turín. Los piamonteses lograrían acceder a su segunda finalísima de esta competición tras deshacerse con cierta solvencia de rivales como el FC Barcelona, el Pécsi Dozsa húngaro, el Twente holandés o el Colonia en las semifinales.

Mick Bates bate la meta de la Juventus logrando el empate a dos definitivo

Mick Bates bate la meta de la Juventus logrando el empate a dos definitivo

El partido de ida de la final tuvo que ser suspendido en el minuto 56 debido al aguacero que cayó sobre Turín antes y durante el encuentro, el cual dejó impracticable el terreno de juego del Estadio Comunale. En los minutos jugados y a pesar del estado del cesped, el dominio del partido correspondió a los italianos aunque ambos equipos lograron estrellar un balón en el poste de la portería rival.

Dos días después el partido se empezó desde el inicio. A los goles de iniciales de Roberto Bettega y Fabio Capello por parte italiana fueron respondidos por los de Paul Madeley y Mick Bates; por lo que quedaba todo a la espera de lo que sucediera en el partido de vuelta. En Elland Road, los primera mitad del encuentro fue trepidante buscando cada equipo la portería rival siendo fiel a su estilo: los ingleses directamente por bandas y los italianos al contragolpe. Un tanto temprano de Allan Clarke, gracias a un gran disparo con la pierna derecha, dio tranquilidad al equipo inglés pero ocho minutos más tarde Pietro Anastasi establecía nuevamente las tablas en el marcador tras un contraataque. Ambos equipos siguieron buscando un gol decisivo pero la defensa del Leeds brilló en los 70 minutos restantes del partido, donde ninguno de los contendientes fueron capaces de perforar la portería rival. De este modo, el Leeds United se adjudicaba el último torneo gracias al valor doble de los goles conseguidos en campo contrario

El capitán del Leeds United, Billy Bremner, recoge el trofeo de camepón junto Jackie Charlton

El capitán del Leeds United, Billy Bremner, recoge el trofeo de campeón junto Jackie Charlton

En la temporada 1971-72 la competición desaparece debido a varios motivos, entre los cuales, se encontraban unos criterios de clasificación al torneo muy opuestos a los implantados en sus orígenes. Se basaban esencialmente por razones deportivas y feriales. Además la UEFA se hizo cargo plenamente de la competición y fue relanzada, con un nuevo trofeo, como la Copa de la UEFA. Mediante el reemplazo del trofeo, el cambio de denominación de la competición y la revisión del reglamento, la UEFA realmente puso fin a la Copa de Ferias.

2 pensamientos en “Historia de la Copa de la UEFA (VI): Los clubes ingleses dominadores absolutos en la despedida de la Copa de Ferias

  1. el futbol ingles es uno de los mas competitivos en el mundo,por su garra,rapidez y fuerza,yo soy hincha del manchester united en inglaterra y de Universitario de deportes del Peru,saludos.

  2. soy tiode Diego Penny que juega en la segunda division del futbol ingles,los equipos de primera deberian verlo tapar,es considerado un de los mejores arqueros del futbol peruano,mis saludos para esa buena liga de futbol de inglaterra,Dale “U” en el Peru

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s