El Rayo Vallecano se ‘emborracha’ de gloria en Burdeos

AP Photo

El capitán rayista Ángel Luis Alcázar despeja un balón junto del delantero del Girondins Pauleta. Foto: AP Photo

Nuevo capitulo de “Días de gloria” dedicado al tercer equipo de la capital madrileña: el Rayo Vallecano que tuvo su momento de gloria en la campaña 2000/2001 de la mano del técnico manchego Juande Ramos. Fue agraciado con una plaza en la Copa de la UEFA gracias a la clasificación al juego limpio de la UEFA junto a los belgas del SK Lierse y el IFK Norrköping sueco. Los vallecanos, sin duda, aprovecharon al máximo la oportunidad recibida y realizaron una extraordinario campaña europea en su debut a nivel internacional.

El nombre del modesto Rayo Vallecano se engrandeció un poco más si cabe en Burdeos, lugar donde el modesto equipo español prolongó su increíble crecimiento, y venció 1-2 al Girondins en el partido de vuelta correspondiente a la cuarta ronda, dando además una lección de fútbol ofensivo con una sorprendente experiencia.

El Girondins de Burdeos se transformó en una nueva víctima del sorprendente Rayo europeo. Tras eliminar a equipos prestigiosos en el panorama europeo como Molde, Viborg o Lokomotiv, el equipo galo cayó en la trampa rayista y terminó noqueado con un parcial total de 6-2 en la eliminatoria. En la ida, los franceses sucumbieron por un contundente 4-1.

Contra todo pronóstico, el Rayo comenzó dominando. Con gran confianza y unas sorprendentes tablas en su primera participación en competiciones europeas, Juande Ramos apostó por el mismo equipo ofensivo que en la ida, con la exitosa línea de tres mediapuntas, con Quevedo, Luis Cembranos y Míchel.

Se esperaba un Girondins motivado, herido en su orgullo tras ser atropellado en la ida, en 20 minutos finales de magia del Rayo que le concedieron una ventaja vital. No fue así, y desde el pitido inicial el balón fue del Rayo.

Los galos pusieron las primeras ocasiones en remates de Laslandes y Pauleta en el minuto 8. El delantero portugués y líder del poder ofensivo galo tuvo en sus botas el primer tanto en el minuto 17, cuando al aprovechar un error defensivo de Alcázar se topó con Lopetegui tras conectar un fuerte disparo cruzado.

Fue el preludio del final de la eliminatoria. Un balón en largo que plantó sólo a Bolo acabó siendo la sentencia. El guardameta galo Ramé derribó al delantero vasco al borde del área, recibió la roja directa, y el colegiado escocés Douglas regalaba un penalti al Rayo.

AP Photo

El jugador del Rayo Vallecano, José María Quevedo, controla un balón suelto ante Laurent Battles del Girondins de Burdeos. Foto: AP Photo

Luis Cembranos se había guardado el primer tanto oficial en Europa para un momento histórico, y transformaba el regalo en un tanto clave que obligaba al Girondins a meter cinco goles y con diez jugadores.

El Rayo no pasó en ningún momento los apuros esperados. Y eso que cuatro minutos después de adelantarse en el marcador, la desgracia se cebaba con Mingo, que en su intención de despejar un centro, ubicaba el esférico en la misma escuadra de Lopetegui, ante la incredulidad del meta rayista.

De aquí al final, el juego del Girondins fue una señal de impotencia. Consciente de su eliminación, no puso en peligro en ningún momento a Lopetegui, y eso que Pauleta remataba todo lo que le llegaba, mostrando su instinto goleador. En la reanudación, el Rayo se divirtió. Con la conciencia tranquila, consciente de su proeza, disfrutó del momento. Bolo hacía en el minuto 50 el segundo tanto rayista aprovechando un nuevo regalo, en esta ocasión de la defensa.

Míchel perdonaba el tercero cinco minutos después, mientras Lopetegui se ganaba el puesto con paradas a tiros de Smertin, y Sommeil a bocajarro.

Cumplidos los 40 minutos finales que sobraron en el guión y en los que el Rayo pudo ampliar la diferencia en el marcador, comenzó la fiesta rayista, que toca la gloria y estará entre los ocho mejores de la Copa de la UEFA.

FC Girondins de Bordeaux – Rayo Vallecano (1-2)
Jueves, 22/02/2001 (19:00 h)
Estadio Chaban-Delmas (Burdeos): 27.000 espectadores.
Árbitro: Stuart Dougal (SCO). Mostró cartulinas amarillas a Bruno Basto y Sommeil por el Girondins. Expulsó por roja directa a Ramé, en el minuto 18.
Goles: 0-1 L. Cembranos [p.] 20′; 1-1 Mingo [p.p.] 24′; 1-2 Bolo 50′.

FC Girondins de Bordeaux: Ulrich Ramé; François Grenet (Pascal Feindouno 46′), Alain Roche, David Sommeil, Bruno Miguel Leite Basto; Laurent Battles (Frédéric Roux 18′), Aleksej Smertin, Sylvain Legwinski (Kodjo Afanou 80′), Christophe Dugarry; Lilian Laslandes, Pedro Miguel Carreiro ‘Pauleta’. Entrenador: Elie Baup.

Rayo Vallecano: Julen Lopetegui; Ángel Luis Alcázar, Sergio Martínez Ballesteros, Ramón de Quintana, Carles Domingo Pladevall ‘Mingo’; José María Quevedo (Gláucio de Jesús Carvalho 60′), Hélder Manuel Elias, Gerhard Poschner, Miguel Ángel Sánchez ‘Míchel’ (Josep Setvalls 72′), Luis Cembranos; Jon Pérez Bolo (Elvir Bolić 52′). Entrenador: Juan de la Cruz ‘Juande’ Ramos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s