Épica remontada del Manchester United en Delle Alpi

Reuters

El delantero del Manchester United, Andy Cole, celebra junto a David Beckham el tanto de la victoria sobre la Juventus de Turín en la semifinal de la Liga de Campeones. Foto: Reuters

Tras una vibrante partido de ida de semifinales donde la Juventus estuvo a punto de sentenciar la eliminatoria, superando en todos los aspectos al Manchester United, los ingleses supieron mantenerse vivos saliendo del descalabro de los primeros 45 minutos a base de voluntad, con un empuje al ‘estilo británico’ que no tuvo resistencia por parte italiana. Lo cierto, es que la Juventus evidenciaba el grado de dependencia que tenía con respecto a Zinedine Zidane. La Juve se movió al ritmo que marcó su astro galo, incombustible durante la primera mitad, pero pagó caro su decaimiento físico de la segunda parte. Conte adelantaba a los turineses a los 24 minutos y en el último minuto Giggs dejaba las tablas en el marcador (1-1). La sentencia quedaba a expensas de lo que sucediese en el turinés estadio Delle Alpi.

En Turín el espíritu de una generación irrepetible reapareció en un escenario de lo más inesperado. Ya se había encumbrado hacia la gloria a unos jugadores y a un técnico que harían olvidar a Matt Busby, George Best o Bobby Charlton, campeones en 1968. El United de Alex Ferguson derribó mitos, se rebeló contra el destino, remontó un 2-0 y creyó en lo imposible, el triunfo y el pase a la final de la Liga de Campeones, tras un partido memorable.

AP Photo

El delantero juventino Filipo Inzaghi (izquierda) bate al guardameta del Manchester Peter Schmeichel (derecha). Foto: AP Photo

Apenas habían transcurrido 11 minutos y pasaba lo de siempre. Ganaban los italianos y perdían los ingleses. Nada nuevo bajo el sol. Pero la reacción posterior del Manchester rompió moldes, resquebrajó símbolos y condujo a la Juventus al borde del despeñadero.

Pippo Inzaghi masacró a la defensa inglesa con dos goles que, en otros tiempos de tiranía juventina, habrían bastado para clausurar ilusiones. El atacante italiano comenzó su exhibición al rematar un centro medido del genio Zidane y ganar en el salto a Gary Neville. Poco después, hizo crujir la cintura de Stam con un hábil movimiento que le dejó frente a la portería de Schmeichel. Tuvo fortuna en el remate, el balón rebotó en la pierna del holandés y acabó en la red.

El partido estaba donde quería la Juventus. El Manchester parecía cegado por la tensión y la responsabilidad y detalles tácticos, como la presencia de Di Livio en la izquierda para frenar a Beckham, ahondaban en las heridas inglesas.

Sin embargo, la Juventus no fue capaz de enfriar el partido. El Manchester tomó impulso, se apropió del balón, encerró la creatividad de Zidane con el sudor de Butt y el empuje de Keane, y comenzó a fabricar su milagro.

El delantero del Manchester United, Dwight Yorke, iguala con un fenomenal cabezazo el partido. Foto. Reuters

El delantero del Manchester United, Dwight Yorke, iguala con un fenomenal cabezazo el partido. Foto. Reuters

Sin Montero, y más insegura que en años anteriores, la Juventus comenzó a ofrecer síntomas de fragilidad defensiva. Tuvo problemas para robar el balón, el United se sintió seguro en campo rival y comenzó a aparecer la pareja letal formada por Yorke y Cole. Keane aprovechó un córner para cabecear hacia el 2-1. El Manchester salió del diván, entró en la trinchera, creyó en sí mismo y acabó empatando con un certero cabezazo de Yorke tras pase de Cole. Y no se conformaron los ingleses. En plena fase de desconcierto italiano, Yorke se encontró con el poste y la tragedia se acercó a Delle Alpi.

Ancellotti tomó medidas tras el descanso. Recurrió a Montero para ganar seguridad atrás, arropó a Inzaghi con otro punta, Amoruso, y concedió plena libertad a Zidane. Bajo la nueva dinámica y amparada por el manto protector del francés, la Juve retomó el mando. El Manchester pasó momentos difíciles en los que sólo se acordó de asustar por la banda de Beckham, recuperado tras la marcha del moscardón Di Livio al lateral derecho. La Juve se echó encima de su rival, pero la mejor ocasión fue un nuevo remate al palo, esta vez de Irwin.

El agotamiento bianconero despertó al United, que se agrandó con una jugada de 20 toques antes de que Cole culminara la enésima genialidad de Yorke para matar con el 2-3 y acceder al paraíso.

Juventus FC – Manchester United FC (2-3)
Miércoles, 21/04/1999 (20:45 h)
Stadio Delle Alpi (Turín): 60.000 espectadores.
Árbitro: Urs Meier (Suiza). Mostró tarjeta amarilla a Keane, Davids y Scholes.
Goles: 1-0 Inzaghi 6′; 2-0 Inzaghi 13′; 2-1 Keane 24′; 2-2 Yorke 34′; 2-3 Cole 83′

Juventus FC: Peruzzi; Birindelli (Amoruso, min. 46), Ferrara, Iuliano (Montero, min. 46), Pessotto; Conte, Deschamps, Davids, Di Livio (Fonseca, min. 78); Zidane; e Inzaghi.

Manchester United FC: Schmeichel; Gary Neville, Johnsen, Stam, Irwin; Beckham, Keane, Butt, Blomqvist (Scholes, min. 67); Yorke y Cole.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s