Historia de la Copa de la UEFA (IX): el Borussia Mönchengladbach logra el primer título para Alemania y da paso al segundo para el Liverpool

Kleff, Weisweiler y Heynckes

De izquierda a derecha: Wolfgang Kleff, Hennes Weisweiler y Jupp Heynckes, una buena parte de los artífices del éxito del Borussia Mönchengladbach.

Tal y como ocurrió en la final de la Copa del Mundo de la FIFA en el verano anterior, la edición de 1975 de la Copa de la UEFA fue asunto exclusivo de holandeses y de alemanes occidentales, desnivelándose la balanza una vez más del lado teutón.  El Borussia de Mönchengladbach se haría con el primer trofeo de esta competición para Alemania y de este modo se sacaba la espina de su derrota en la final dos temporadas atrás ante el Liverpool. Ausente esta campaña de uno de sus pilares básicos, Günter Netzer, el Borussia no notaría su presencia gracias a los fichajes de Uli Stielike en defensa y a los daneses Allan Simonsen y Henning Jensen que formaría un delantera de ensueño con Heynckes.

Tras una ardua eliminatoria de primera ronda ante el Admira Wacker austríaco superada tras caer en la ida en Viena por 2-1, el once de Weisweller encadena nueve victorias consecutivas que le llevan hasta la final. Olympique de Lyon, Real Zaragoza, Banik Ostrava de Checoslovaquia y los alemanes del Colonia caen sin poder hacer frente a la maquinaria pesada de Mönchengladbach que marca 26 dianas.

El sorprendente rival en la final es el Twente Enschede, un equipo al que se enfrentó en las semifinales de la edición de 1973. Este modesto equipo holandés no poseía grandes individualidades pero su fuerza era el colectivo y la cohesión de un grupo de jugadores capaz de salir de las situaciones más desesperadas de forma airosa. Dirigido por el luxemburgués Antoine ‘Spitz’ Kohn tenía como jugadores principales a Arnold Mühren, Frans Thijssen (posteriormente fichados por el Ipswich Town inglés) y el delantero internacional holandés Johan Ziudema.

Eliminan al Ipswich Town, al RWD Molenbeek belga, al Dukla de Praga y al FK Velež yugoslavo con remontadas en su feudo ante los dos últimos. Para hacerse un hueco en la final supera a la Juventus. En la ida de Enschede, el técnico Kohn sorprende a los italianos con un juego colectivo y un mediocampo muy físico y difícil de superar. La victoria se consigue gracias a dos goles de Zuidema y otro de Jeuring mientras que el italo-brasileño José Altafini logra un tanto esperanzador para la vuelta. En Turín, la remontada es imposible ya que a los diez minutos Zuidema vuelve a superar a Dino Zoff y concluir el partido con un marcador de 0-1.

El danés Allan Simonsen, uno de los pilares en el éxito del Borussia Mönchengladbach.

El danés Allan Simonsen, uno de los pilares en el éxito del Borussia Mönchengladbach.

En las horas previas al partido, la policía alemana se presentó en el hotel del FC Twente ’65 para detener al portero alemán Groß, al que en Berlín se le había abierto un proceso porque, casado en terceras nupcias, no atendía económicamente como era debido a sus dos anteriores esposas. Hubo que solventar este affaire pagando una elevada fianza a las autoridades germanas, y finalmente Groß pudo disputar el partido.

La final de ida tiene lugar el 7 de mayo en el Rheinstadion de Dusseldorf, feudo de los grandes partidos europeos del Borussia en lugar de su coqueto estadio Bökelberg. Los de Mönchengladbach no pueden contar con su letal goleador Heynckes y parece pasarles factura al transcurrir los noventa minutos atacando de forma caótica y sin orden a un rocoso y ultradefensivo equipo holandés. Durante unos primeros 45 minutos anodinos, se producen diferentes oportunidades de gol para ambas escuadras pero los tiros son atajados por los porteros o no ven la portería rival. En el minuto 44 se produjo la ocasión más clara cuando el holandés Van Ierssel tuvo que sacar un balón de la misma raya de gol.

En la segunda mitad el Borussia salió decidido a perforar la portería rival en unos primeros quince minutos de forma desmelenada en los que pusieron a prueba al meta del Twente y Bonhof estrelló un disparo al travesaño. Sin embargo, según transcurrieron los minutos a los alemanes se les fueron apagando las fuerzas y las ideas lo que permitió al Twente terminar el encuentro con un marcador de empate sin goles. A pesar de ellos, los de Mönchengladbach estuvieron a punto de perforar la meta de Groß mediante Wimmer y Bonhof, éste pegando otro disparo en el palo. El sueño de retener el trofeo en Holanda empieza a tener forma.

VfL Borussia Mönchengladbach – FC Twente ’65 (0-0)
Miércoles, 7/05/1975 (19:30 h)
Rheinstadion (Düsseldorf): 42.368 espectadores.
Árbitro: Károly Palotai (HUN). Amonestó a Bos (62′).

VfL Borussia Mönchengladbach: Wolfgang Kleff; Berti Vogts (capitán), Ulrich Surau, Hans-Jürgen Wittkamp, Uli Stielike; Rainer Bonhof, Herbert Wimmer, Dietmar Danner (Karl Del’Haye 77′); Allan Simonsen, Henning Jensen, Christian Kulik (Frank Schäffer 80′). Entrenador: Hennes Weisweiler.

FC Twente ’65:Volkmar Groß; Cees van Ierssel, Niels Overweg, Epi Drost (capitán), Kalle Oranen; Theo Pahlplatz, Kick van der Vall, Frans Thijssen; Jaap Bos, Jan Jeuring (Eddie Achterberg 85′), Johan Zuidema. Entrenador: Anton “Spitz” Kohn.

Sven Simon.

Berti Vogts recibe el trofeo de campeón de la Copa de la UEFA. Foto: Sven Simon.

Dos semanas después en el partido de vuelta llega la reacción alemana gracias a su mortal contragolpe y al regreso de su delantero Heynckes. El Borussia se adelanta en el marcador en el minuto 2 del encuentro con un gol del danés Simonsen en un remate duro y raso tras centro de Danner y en el minuto 9 Heycnkes firma el segundo en remate a media altura dentro del área tras sacar Jensen una falta. En menos de 10 minutos el sueño se desvanece para el Twente que muestra tesón y entrega en el resto del partido. En la segunda mitad, el Borussia aprovecha sus rápidos contraataques para marcar Heycnkes dos goles más y otro de Simonsen desde el punto de penalti. Drost logra el gol del honor para el club de Enschede. Resultado final un contundente 1-5. Vogts alza al cielo el trofeo de campeones y posteriormente Weisweller es sacado a hombros por sus jugadores en su despedida del club. Su destino sería un equipo grande: el FC Barcelona, al que dirigiría una única temporada.

FC Twente ’65 – VfL Borussia Mönchengladbach (1-5)
Miércoles, 21/05/1975 (18:00 h).
Stadion Diekman (Enschede): 21.767 espectadores.
Árbitro: Paul Schiller (AUT). Amonestó a Jeuring (35′).
Goles: 0-1 Simonsen 2′; 0-2 Heynckes 9′; 0-3 Heynckes 52′; 0-4 Heynckes 60′; 1-4 Drost 76′; 1-5 Simonsen [pen.] 87′.

FC Twente ’65: Volkmar Groß; Cees van Ierssel, Niels Overweg, Epi Drost (capitán), Kalle Oranen; Kick van der Vall, Frans Thijssen, Theo Pahlplatz (Eddie Achterberg 65′); Jaap Bos (Arnold Mühren 58′), Jan Jeuring, Johan Zuidema. Entrenador: Anton “Spitz” Kohn.

VfL Borussia Mönchengladbach: Wolfgang Kleff; Berti Vogts (capitán), Hans-Jürgen Wittkamp, Ulrich Surau (Frank Schäffer 13′), Hans Klinkhammer; Rainer Bonhof, Herbert Wimmer (Horst Köppel 78′), Dietmar Danner; Allan Simonsen, Henning Jensen, Jupp Heynckes. Entrenador: Hennes Weisweiler.

El capitán del Liverpool FC, Emily Hughes, alza el trofeo de campeón de la Copa de la UEFA.

El capitán del Liverpool FC, Emily Hughes, alza el trofeo de campeón de la Copa de la UEFA conquistado ante el Brujas belga. Posteriormente, la copa quedaría dañada en la celebración con los hooligans ingleses.

La temporada 1975/1976 volvió a contemplar tras dos años de ausencia la victoria de un equipo inglés. Y por segunda vez fue a parar al Liverpool FC ya sin la presencia del mítico Bill Shankly en el banquillo pero bajo la dirección de su ayudante Bob Paisley. Bajo su dirección el club alcanzaría un época gloriosa que se inicia con esta Copa de la UEFA y se extiende en los ocho años siguientes con cuatro títulos en la Copa de Europa.

La andadura del equipo de Anfield Road no comenzó de buena forma al caer en la ida de la primera ronda ante el Hibernian escocés por la mínima (1-0) pero en el partido de vuelta vencen gracias a tres goles del delantero galés John Toshack. Las siguientes rondas son superadas con solvencia ante rivales como la Real Sociedad de San Sebastián, el polaco Slask Wroclaw y el FC Dynamo Dresden. El sorteo les depara un rival de ‘peso’ para las semifinales: el FC Barcelona de Weisweller.

El partido de ida se disputa en el Camp Nou ante 80.000 personas que contemplan a un Liverpool perfectamente ordenado y organizado sobre el terreno de juego. Los catalanes que se encuentran inmersos en disputas internas entre su jugador estrella, el holandés Johann Cruyff, y su técnico el alemán Hennes Weisweller. Un gol de Toshack tras un extraordinario pase de Keegan permite lograr un triunfo que trae consigo la dimisión del técnico del FC Barcelona. En la vuelta, mejora el juego de los azulgranas liderados por Cruyff pero Thompson adelanta a los reds tras el descanso y un minuto después un tanto de Carles Rexach pone un empate en el marcador que permite el acceso a los ingleses a la final.

Su rival será el Club Brugge KV belga que estaba probablemente realizando el mejor fútbol de Europa en esos momentos gracias a la dirección desde el banquillo del austriaco Ernst Happel, que con anterioridad hizo campeón de la Copa de Europa y de la Copa Intercontinental al Feyenoord holandés. Jugando con una extraordinaria fortaleza en su estadio Olympiastadion en el que fueron memorables las increíbles remontadas de la primera y segunda ronda ante el Olympique de Lyon y el Ipswich Town, respectivamente. En las siguientes rondas superan a dos equipos transalpinos: el AS Roma y el Milán AC. En el encuentro de ida ante los milaneses, los belgas encauzan la eliminatoria con dos tantos del danés Ulrik Le Fèvre y del austriaco Eddie Krieger pero el árbitro francés Vigliani decide pitar el final de la primera parte cuando un balón golpeado por Sabadini estaba sobrepasando la línea de meta del Club Brugge. En la vuelta los italiano igualan la eliminatoria a los 65 minutos con goles de Bigon y Chiarugi pero diez minutos después Sanders logra el gol que clasifica a los belgas.

En las semifinales se miden al Hamburgo y ya en la ida demuestran su superioridad al empatar en terreno alemán con un tanto de Raoul Lambert. En el partido de vuelta los belgas aguantan todas las acometidas de los teutones que pierden el partido con un autogol de Manfred Kaltz.

El Liverpool completa la remontada durante la segunda parte del partido de ida gracias a este gol de Keegan desde el punto de penalti.

El primer partido de la final tiene lugar en Anfield el 28 de abril. El Club Brugge sorprende en los primeros 45 minutos a un Liverpool que no estaba acostumbrado a recibir en su feudo equipos rivales con vocación ofensiva. En el minuto 5 una mala cesión de Neal sobre su guardameta es aprovechada por el veterano delantero Lambert para superar a Clemence con un balón elevado. Siete minutos después el propio Lambert prolonga al centrocampista Julien Cools que bate de nuevo a Clemence de un tiro raso y cruzado. Los reds están perdidos con un marcador adverso y por la numerosas ocasiones que caen en la trampa del fuera de juego diseñada por Happel.

En el descanso, Paisley busca un revulsivo con la entrada al campo de Jimmy Case en detrimento de Toshack y pone asedio a la portería belga a base de garra y con la ayuda inestimable de la grada Kop. El Liverpool remonta de forma espectacular en seis minutos. En el minuto 59 el irlandés Ray Kennedy perfora la meta rival con un chut potente desde el borde del área. Dos minutos después llega el empate, un  pase de Kennedy es desviado ligeramente y de forma muy oportuna por Case para enviarlo al fondo de la portería. En el minuto 65 el defensa y capitán belga Bastiijns comete falta sobre Heighway. El árbitro señala un penalti que es convertido por Keegan.

Liverpool FC – Club Brugge KV (3-2)
Miércoles, 28/04/1976 (19:30 h).
Anfield Road (Liverpool): 49.981 espectadores.
Árbitro: Ferdinand Biwersi (FRG). Amonestó a Krieger.
Goles: 0-1 Lambert 5′; 0-2 Cools 15′; 1-2 Kennedy 59′; 2-2 Case 61′; 3-2 Keegan [pen.] 65′.

Liverpool FC: Ray Clemence; Tommy Smith, Phil Neal, Phil Thompson; Ray Kennedy, Emlyn Hughes (capitán); Kevin Keegan, David Fairclough, Steve Heighway, John Benjamin Toshack (Jimmy Case 46′), Ian Callaghan. Entrenador: Bob Paisley.

Club Brugge KV: Birger Jensen; Fons Bastijns (capitán), Eddie Krieger, Georges Leekens; Jos Volders, Julien Cools; René Vandereycken, Roger van Gool, Raoul Lambert, Daniel de Cubber, Ulrik le Fèvre. Entrenador: Ernst Happel.

Imagen del partido de vuelta.

Kevin Keagan, parcialmente tapado por dos defensas del Brujas, iguala la final de vuelta gracias a este potente disparo de falta directa.

Tres semanas después se disputa el encuentro de vuelta, la posible reacción del Club Brugge se ve frustrada por los nervios. Los belgas distan mucho de ser el equipo del partido de ida. Una mano dentro del área de Tommy Smith permite a los belgas soñar con el triunfo al transformar el penalti Lambert en el minuto 11 pero cuatro después Keegan iguala la contienda de un potente chut de falta directa. El equipo de Brujas falto de idea sigue atacando en busca del segundo pero se topa con un Liverpool y su portero Ray Clemence incomensurable al detener todos los disparos belgas, incluso es ayudado por el poste en un gran disparo de Lambert. Tres años después, el Liverpool volvía a levantar el trofeo de campeón.

Club Brugge KV – Liverpool FC (1-1)
Miércoles, 19-05-1976 (21:00 h).
Olympisch Stadion (Brugge): 29.423 espectadores.
Árbitro: Rudolf Glöckner (GDR). Amonestó a Leekens y Case.
Goles: 1-0 Lambert [pen.] 11′; 1-1 Keegan 15′.

Club Brugge KV: Birger Jensen; Fons Bastijns (capitán), Eddie Krieger, Georges Leekens; Jos Volders, Julien Cools; Daniel de Cubber (Luc Hinderyckx 68′), René Vandereycken, Roger van Gool, Raoul Lambert (Luc Sanders 75′), Ulrik le Fèvre. Entrenador: Ernst Happel.

Liverpool FC: Ray Clemence; Emlyn Hughes (capitán), Phil Thompson, Phil Neal; Tommy Smith, Ray Kennedy; Kevin Keegan, Jimmy Case, Steve Heighway, John Benjamin Toshack (David Fairclough 62′), Ian Callaghan. Entrenador: Bob Paisley.

Kevin Keegan marca también el partido de vuelta desde el punto de penalty.

Kevin Keegan celebra el tanto del empate en el partido de vuelta disputado en Brujas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s