Historia de la Copa de la UEFA (XII): dos modestos, Ipswich Town FC e IFK Goteborg, rompen con la hegemonía germana

El capitán del Ipswich Town FC recibe el trofeo que les acreditaba como campeones de la Copa de la UEFA.

El capitán del Ipswich Town FC, Mick Mills, recibe el trofeo que les acreditaba como campeones de la Copa de la UEFA.

Tras dos temporadas de dominio alemán, en la temporada 1980/81 la hegemonía en la Copa de la UEFA retornó a Inglaterra gracias a la actuación de un equipo provincial: el Ipswich Town FC. Este modesto club logró alcanzar cotas deportivas que muy pocos pensaron en su momento debido al trabajo realizado por dos de sus entrenadores: Alf Ramsey en el comienzo de la década de los años 60 y posteriormente Bobby Robson, quien consiguió para este equipo el trofeo tras ocho años con una trayectoria ascendente en los terrenos de juego de Europa. Como dato anecdótico, en esta campaña, debido a los malos resultados de los equipo italianos en las pasadas temporadas y a la implantación del complicado sistema de coeficiente de la UEFA su representación quedó relegada a dos equipos. Paradójicamente los dos clubes de la capital piamontesa: la Juventus y el Torino.

La seña de identidad del vencedor, Ipswich Town, se basó en su elevada faceta goleadora donde destacó la figura del centrocampista escocés John Wark, que logró en esta campaña catorce dianas, un récord hasta el momento no superado por otro futbolista. Además convirtió su estadio, Portman Road, en un bastión imposible de superar superando a todos sus rivales de forma cómoda y contundente. El Ipswich Town un equipo provincial logró un éxito que muy pocos habrían imaginado años atrás. El equipo se fue formando durante la década de los años 60 gracias al trabajo de su técnico Alf Ramsey y posteriormente eclosionó de la mano de otro técnico carismático: Bobby Robson. Sus siete anteriores campañas en competiciones continentales le dieron al Ipswich Town la suficiente experiencia para poder levantar un título de campeón europeo.

Así, su periplo hacia la final se inició superando el duro escollo del Aris de Salónica gracias a un 5-1 en la ida en la que Wark lograba cuatro dianas. Posteriormente, doblegó al Bohemians de Praga por la mínima, más cómodamente al Widzew Lodz polaco (5-1) con ‘hat trick’ de Wark y al Saint-Étienne (7-2 en el cómputo global de la eliminatoria). En las semifinales se miden al único equipo alemán superviviente: el Colonia entrenado por Rinus Michels, que había apaeado de la competición al Fútbol Club Barcelona en la segunda ronda, venciendo en el Camp Nou por un tanteo de 0 goles a 4 que le costó el puesto a su técnico Ladislao Kubala. El Ipswich Town vence al equipo teutón en ambos partidos con similar tanteo: 1-0.

El otro club finalista, el AZ’67 de Alkmaar, es otro pequeño y modesto club de provincia que ha alcanzado el éxito a través del trabajo en los entrenamientos y en el éxito logrado en los modestos fichajes realizados. El equipo de Alkmaar se destapó como una alternativa firme frente a los clubes ‘poderosos’ de Holanda: el Ajax, el Feyenoord y el PSV Eindhoven, llegando a la final de la Copa de la UEFA con el título liguero asegurado. Dirigidos por un técnico, Georg Kessler, que le encantaba el fútbol de ataque, destacaban la figura del centrocampista Jan Peeters y la tripleta atacante formada por Pier Tol, Kees Kist y Kurt Welzl. En su camino hacia la final vence con comodidad al Red Boys Differdange luxemburgues, al Levski Spartak de Sofía, al Radnički Niš de Yugoslavia, al Lokeren belga y con cierta dificultad al Sochaux francés.

Thijssen y Nygaard pugnan por un balón durante el partido de ida de la final.

El jugador del Ipswich Town, Frans Thijssen (derecha), y Kristen Nygaard (izquierda) del AZ'67 pugnan por un balón durante el partido de ida de la final.

El Ipswich Town dejó prácticamente sentenciada la final en el partido de ida sobre un terreno de juego embarrado por culpa de la lluvia. Los ingleses, irreductibles toda la campaña en su estadio de Portman Road, dominaron el encuentro de principio a fin gracias a su gran juego ofensivo lleno de jugadas de gran clase y no dieron opción en ningún momento al club holandés. El marcador se inauguró a los 28 minutos cuando John Wark anotó un gol de penalti como consecuencia de la mano del defensa Hovenkamp dentro de su área.

La segunda parte siguió con un abrumador dominio inglés que se hizo patente en el segundo gol logrado cuando el reloj apenas marcaba un minuto de juego. El jugador holandés del Ipswich, Frans Thijssen, marcaba el tanto tras una gran jugada del extremo Alan Brazil. Diez minutos después, el delantero centro Paul Mariner con un espléndido remate, lograba el tercer gol. Debido al cansancio del Ipswich en los minutos finales, permitió el AZ’67 sacudirse el dominio de los ingleses para poner cerco a la meta rival. Kist y Jonker tuvieron unas claras ocasiones para recortar diferencias pero el marcador no se movió y contempló: 3-0, un resultado que dejaba casi sentenciada la final.

Ipswich Town FC – AZ ’67 (3-0)
Miércoles, 6/05/1981 (19:30 h).
Portman Road (Ipswich): 27.532 espectadores.
Árbitro: Adolf Prokop (GDR).
Goles: 1-0 Wark [pen.] 28′; 2-0 Thijssen 46′; 3-0 Mariner 56′.

Ipswich Town FC: Paul Cooper; Mick Mills (capitán), Steve McCall, Frans Thijssen; Russell Osman, Terry Butcher; John Wark, Arnold Mühren, Paul Mariner, Eric Gates, Alan Brazil. Entrenador: Bobby Robson.

AZ ’67: Eddie Treijtel; Richard van der Meer, Ronald Spelbos, Johnny Metgod; Hugo Hovenkamp (capitán), Jan Peters; Jos Jonker, Peter Arntz, Kees Kist, Kristen Nygaard (Kurt Welzl 57′), Pier Tol. Entrenador: Georg Keßler .

A la derecha, el jugador del Ipswich Town Gates elude la entrada de un jugador del AZ'67 ante la mirada de su compañero John Metgod.

A la derecha, el jugador del Ipswich Town Eric Gates elude la entrada del jugador del AZ'67 Jan Peters, abajo, ante la mirada de su compañero Johnny Metgod a la izquierda.

El estadio Olímpico de Amsterdam acogía el partido de vuelta de la final pero muy pronto vio que la remontada se ponía casi imposible cuando en el minuto 4 Frans Thijssen adelantaba en el marcador al Ipswich Town. El AZ tuvo una extraordinaria reacción al marcar antes de la media hora de juego dos tantos por obra de Welzl y Metgod, sin embargo la alegría duraba muy poco al marcar Wark. Siete minutos después, el escocés lograba igualar la contienda y acercar aún más el trofeo hasta Inglaterra. Antes del descanso, Pier Tol volvía a adelantar a los de Alkmaar.

Tras la reanudación, el Ipswich Town decidió renunciar por completo al ataque y defender la jugosa renta obtenida. El AZ continuó buscando la meta rival pero según pasaban los minutos lo hacían cada vez con menos orden y más nerviosismo. El gol de Jos Jonker puso un poco más de emoción al cuarto de hora final pero el cansancio físico impidió que el marcador no se movería. Victoria holandesa por 4 goles a 2 pero insuficiente para adjudicarse el trofeo que regresaría a Inglaterra, ‘su casa’ durante la década de los años 70.

AZ ’67 – Ipswich Town FC (4-2)
Miércoles, 20/05/1981.
Olympisch Stadion (Amsterdam): 28.500 espectadores.
Árbitro: Walter Eschweiler (FRG).
Goles: 0-1 Thijssen 4′; 1-1 Welzl 7′; 2-1 Metgod 25′; 2-2 Wark 32′; 3-2 Tol 40′; 4-2 Jonker 74′.

AZ ’67: Eddie Treijtel; Hans Reijnders, Ronald Spelbos, Johnny Metgod, Hugo Hovenkamp (capitán); Jan Peters, Jos Jonker, Peter Arntz; Kristen Nygaard, Pier Tol (Kees Kist 46′), Kurt Welzl (Chris van den Dungen 80′). Entrenador: Georg Keßler.

Ipswich Town FC: Paul Cooper; Mick Mills (capitán), Steve McCall, Frans Thijssen, Russell Osman; Terry Butcher, John Wark, Arnold Mühren; Paul Mariner, Alan Brazil, Eric Gates. Entrenador: Bobby Robson.

El capitán del IFK Göteborg, , con el trofeo

El capitán del IFK Göteborg, Conny Karlsson, levanta el trofeo de campeones de la Copa de la UEFA rodeado por sus compañeros de equipo.

La victoria del Ipswich Town rompió los moldes en los que se fundamentaba los pilares del fútbol europeo en lo que los grandes clubes con sus grandes fortunas capitalizaban la mayoría de los títulos. Sin embargo, surgieron equipos con ambición, controlado gasto económico y con un entrenador metódico que no sólo lograron grandes éxitos a nivel nacional sino a nivel continental. Así, el IFK Goteborg ofreció al fútbol escandinavo su primer triunfo continental de la mano de un puñado de jugadores semiprofesionales dirigidos por el talentoso técnico Sven-Göran Eriksson, que con el logro de esta Copa de la UEFA, estaba iniciando una prolífica carrera a nivel internacional.

Eriksson logró con un nutrido grupo de jovenes jugadores prácticamente desconocidos en el panorama internacional como Glenn Hysen, Tord y Tommy Holmgren y Torbjorn Nilsson fueran objeto de deseo de los clubes más importantes. Y no sólo eso, sino que fue superando rivales y rondas con el importante handicap del parón invernal en las competiciones en Suecia y en el resto de los países escandinavos.

El IFK no conoció la derrota en toda la competición. Inició su andadura hacia la final superando a sus vecinos fineses del Haka Valkeakoski con solvencia. En la segunda ronda, un gol en el último minuto de Fredriksson desde el punto de penalti en el partido de vuelta disputado en Goteborg permitió derrotar al Sturm Graz austríaco, y dar paso a dos eliminatorias más cómodas en las que sucumbieron el Dinamo de Bucarest y el Valencia CF. En las semifinales, otro tanto de penalti de Fredriksson en la prórroga del encuentro de vuelta ante el Kaiserslautern, permitió al IFK disputar la gran final ante otro equipo alemán claramente favorito y vencedor de la Recopa europea cinco años antes.

El Hamburgo dirigido por uno de los más grandes técnicos europeos, el austríaco Ernst Happel, tenía una plantilla espectacular que iba lanzada a conquistar un año después la Copa de Europa. En sus filas tenía cuatro internacionales: Holger Hieronymus, Manfred Kaltz, Horst Hrubesch y Felix Magath; y no tuvo un camino más sencillo hacia la final comparándolo con el de su rival.

Su inicio fue tituveante ante el Utrecht holandés al que derrotó en su feudo por 3 goles a 6 tras perder en Hamburgo por 0-1 y superó por la mínima al Girondins de Burdeos. Los triunfos en su estadio fueron facilitando al Hamburgo el acceso a las siguientes rondas como ocurrió ante el Aberdeen escocés y el Neuchâtel Xamax suizo. En las semifinales apeó al modesto Radnički Niš de Yugoslavia. Tras caer por la mínima en terreno balcánico, venció con solvencia en el partido de vuelta por 5 goles a 1.

As

Foto del único gol del partido de ida. El jugador del IFK Tord Holmgren (centro) rodeado de defensas del Hamburgo logra batir al meta Stein. Foto: As

El IFK Göteborg dominó a lo largo del partido de ida de final y se impuso justamente por la mínima al Hamburgo. Disputado bajo una fuerte y pertinaz lluvia, los suecos comenzaron con fuerza desde los primeros compases del partido desperdiciando Tord Holmgren la primera clara oportunidad de gol. Las desgracias para los locales se fueron acrecentando según transcurría la primera mitad. Así en el minuto 9, la estrella del IFK, Torbjörn Nilsson, se lesionó tras una dura entrada de Jakobs y tuvo que abandonar el partido minutos después. Y el otro ariete sueco, Tommy Holmgren, tuvo también que ser sustituido por lesión en el descanso. El Hamburgo, en cambio, fundamentó su juego una disciplinaria y dura zaga defensiva para detener los ataques locales.

Lejos de amilanar sus propias ‘desgracias’ al conjunto sueco, Eriksson mentalizó a sus jugadores para asediar durante los segundos 45 minutos la portería de un Hamburgo que renunció al ataque. La voluntad del IFK Göteborg tuvo su recompensa a falta de tan sólo tres minutos para el final, cuando Tord Holmgren aprovechó un buen pase de Hysén y sorprendió a un Stein descolocado.

IFK Göteborg – Hamburger SV (1-0)
Miércoles, 5/05/1982 (19:00 h)
Nya Ullevi (Göteborg): 42.548 espectadores.
Árbitro: John Carpenter (IRL). Amonestó a Jakobs (9′).
Goles: 1-0 Tord Holmgren 87′.

IFK Göteborg: Thomas Wernersson; Ruben Svensson, Glenn Hysén, Conny Karlsson (capitán), Stig Fredriksson; Tord Holmgren, Glenn Peter Strömberg, Jerry Karlsson; Tommy Holmgren (Glenn Schiller 46′), Torbjörn Nilsson (Håkan Sandberg 22′), Dan Corneliusson. Entrenador: Sven-Göran Eriksson.

Hamburger SV: Ulrich Stein; Holger Hieronymus, Manfred Kaltz, William Hartwig, Ditmar Jakobs; Jürgen Groh, Bernd Wehmeyer, Felix Magath; Thomas von Heesen (Caspar Memering 82′), Horst Hrubesch (capitán), Lars Bastrup. Entrenador: Ernst Happel.

Stig Fredriksson logra el tercer gol del IFK Göteborg desde el punto de penalty durante el partido de vuelta de la final.

Stig Fredriksson logra el tercer gol del IFK Göteborg desde el punto de penalty durante el partido de vuelta de la final.

El partido de vuelta de la final de la Copa de la UEFA contempló una mayúscula sorpresa al imponerse a domicilio y contra pronóstico el IFK Göteborg sobre el Hamburgo por 0 goles a 3. Los alemanes, que se habían prácticamente asegurado la Bundesliga el sábado anterior, se vieron superados en todo momento por los jugadores semiprofesionales suecos en una noche gris para su delantera debido a la inoperancia de Hrubesch y que tuvo como mejor ocasión un disparo al poste de Hartwig. Mediada la primera mitad, en un rápido contragolpe Dan Corneliusson adelantaba al IFK al rematar de volea en el segundo palo un centro pasado desde la banda izquierda.

En la segunda mitad, el IFK se aprovechó del desconcierto y la impotencia del Hamburgo para sentenciar el partido con rápidos y peligrosos contraataques. En uno de ellos, Torbjörn Nilsson lograba el segundo gol tras plantarse sólo ante el meta Stein al que batía con un disparo raso junto a la base del poste izquierdo. Cuatro minutos después, Fredriksson conseguía el tercer gol al transformar un penalti con que fue sancionada una falta de Hieronymus sobre Torbjörn Nilsson dentro del área. Triunfo inapelable del IFK Göteborg que se llevaba el primer título continental hasta Suecia.

Hamburger SV – IFK Göteborg (0-3)
Miércoles, 19/05/1982 (20:00 h)
Volksparkstadion (Hamburgo): 61.000 espectadores.
Árbitro: George Courtney (ENG).
Goles: 0-1 Corneliusson 26′; 0-2 T. Nilsson 61′; 0-3 Fredriksson [pen.] 65′.

Hamburger SV: Ulrich Stein; Holger Hieronymus, Manfred Kaltz (Peter Hidien 75′), Jürgen Groh, Bernd Wehmeyer; William Hartwig, Caspar Memering; Felix Magath, Thomas von Heesen, Horst Hrubesch (capitán), Lars Bastrup. Entrenador: Ernst Happel.

IFK Göteborg: Thomas Wernersson; Conny Karlsson (capitán), Ruben Svensson, Glenn Hysén (Glenn Schiller 19′), Stig Fredriksson; Tord Holmgren, Glenn Peter Strömberg; Jerry Karlsson, Dan Corneliusson (Håkan Sandberg 68′), Torbjörn Nilsson, Tommy Holmgren. Entrenador: Sven-Göran Eriksson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s