Historia de la Copa de la UEFA (XIII): El Tottenham vuelve a adjudicarse el trofeo evitando el ‘doblete’ del Anderlecht belga

El capitán del Anderlecht, Frank Vercauteren, recibe el trofeo de campeón de la Copa de la UEFA.

El capitán del Anderlecht, Frank Vercauteren, recibe el trofeo de campeón de la Copa de la UEFA.

Tras el éxito de los suecos del IFK Göteborg en la pasada edición, un nuevo país como Bélgica logró adjudicarse por primera vez la Copa de la UEFA gracias al triunfo de su club más laureado internacionalmente. El Anderlecht conquistó las Recopas europeas de 1976 y 1978 gracias a una excelente plantilla de jugadores dirigidos por el mago Raymond Goethals. El técnico belga dejó paso en el banquillo a un aventajado alumno: Paul van Himst, considerado como uno de los mejores futbolistas belgas de la historia.

Bajo su dirección y gracias a la nutrida generación de talentos liderada por Juan Lozano, hijo de emigrantes españoles en Bélgica y nacido en la localidad de Coria del Río, el Anderlecht se hizo con el título en 1983 y un año después la tanda de penaltis les impidió lograr un ‘doblete’ sin precedentes en esta competición.

En la final se toparía con uno de los clubes grandes en el continente: el Benfica lisboeta dirigidos desde el banquillo por el vigente entrenador campeón, el sueco Sven Göran Eriksson. Tras adjudicarse dos Copas de Europa, los portugueses retornaban a una final europea quince años después de perder la final de la Copa de Europa en el estadio de Wembley ante el Manchester United de Matt Busby.

El RSC Anderlecht obtiene una cómoda clasificación para la final eliminando a todos sus rivales con solvencia gracias a su poderío en su terreno de juego. Así, en las primeras rondas supera al FC Kuopio finlandés, al Oporto y al FK Sarajevo yugoslavo. En cuartos de final apea al Valencia CF dirigido por Miljan Miljanić en la ida y por Koldo Aguirre en la vuelta, ambos encuentros con victorias belgas, y en las semifinales doblega con facilidad a los modestos checos del Bohemians de Praga.

Por su parte, el Benfica aterriza en la final sin conocer la derrota en Europa en toda la temporada aunque las eliminatorias son sufridas para los lisboetas. El Real Betis Balompié es el primer equipo en ser eliminado con idéntico marcador en ambos partidos (2-1 para los portugueses). En las sucesivas rondas apean al Lokeren belga, al FC Zurich suizo y a la Roma. En las semifinales, y como su rival en la final, derrota con muchas complicaciones al modesto equipo rumano Universitatea de Craiova gracias al doble valor de los goles logrados en campo rival. En el encuentro de vuelta, celebrado en Rumania, un tanto de Zoran Filipović sella el pase de los lisboetas para la final.

As.

El delantero danés del Anderlecht, Kenneth Brylle Larsen, consigue el gol de la victoria de los belgas sobre el Benfica en el partido de ida de la final. Foto: As.

El partido de ida de la final no se disputó en el habitual estadio del Anderlecht sino que se desplazó al Heysel con mayor capacidad de espectadores.  Éste se inició con diez minutos de retraso causados por el saludo con el que el rey Balduino de Bélgica recibió a ambos equipos y al trío arbitral. En el encuentro, los belgas fueron muy superiores al Benfica aunque esta superioridad no quedó reflejada en el marcador final. Desde el inicio el Anderlecht atacó constantemente y en ocasiones de forma alocada mientras los lusos aguardaban su oportunidad al contragolpe. El juego pausado y de toque del Benfica fue adueñándose del partido hasta que llegó el único gol. En el minuto 30 de juego, el delantero danés Brylle Larsen remataba con la cabeza a la red un centro de Vercauteren. El tanto espoleó más al Anderlecht que siguieron gozando de diversas ocasiones de gol, pero fueron incapaces de volver a batir a Bento. Tras regresar del descanso, el equipo belga intentó aumentar su ventaja pero volvió a recurrir a un juego alocado que permitió al Benfica, con un hombre menos desde el minuto 71 por la expulsión de José Luís, acercarse a la meta de Munaron con cierto peligro. La falta de puntería de ambos equipos dejó un marcador abierto para el partido de vuelta. Con su gol Brylle rompía la racha de imbatibilidad europea de Eriksson de 22 partidos.

RSC Anderlechtois – SL Benfica (1-0)
Miércoles, 4/05/1983 (20:00 h).
Heysel (Bruselas): 58.000 espectadores.
Árbitro: Bogdan Dochev (BUL).  Amonestó a: De Groote, José Luís y Pietra. Expulsó a  José Luís (min. 71).
Goles: 1-0 Brylle Larsen 30′.

RSC Anderlechtois: Jacques Munaron; Wim Hofkens, Luka Peruzović, Morten Olsen, Michel de Groote; Per Frimann-Hansen, Juan Lozano, Ludo Coeck; Frank Vercauteren (capitán), Erwin van den Bergh (Alex Czerniatynski 78′), Kenneth Brylle Larsen. Entrenador: Paul van Himst.

SL Benfica: Manuel Galrinho Bento; Minervino José Lopes Pietra, Humberto Manuel Jesús Coelho (capitán), José Luís Silva, Shéu Han; Carlos Manuel Correia, Fernando Albino de Sousa Chalana, Diamantino Manuel Fernandes, João António Ferreira Resende Alves; Frederico Nobre (António José Bastos Lopes 78′), Zoran Filipović (Tamagnini Manuel Gomes ‘Nené ‘ 68’). Entrenador: Sven-Göran Eriksson.

As.

El benfiquista Shéu Han lograba igualar la final con este tanto. Foto: As.

El Anderlecht logró un valioso empate en el encuentro de vuelta de la final planteando el encuentro de forma ofensiva donde tuvo un papel excepcional la figura del jugador hispano-belga Juan Lozano, quien llevó la batuta en el centro del campo y logró el valioso gol del triunfo.

La salida de los belgas fue fulgurante y sorprendio con su juego por las bandas en todo momento al Benfica que contó con una línea defensiva excesivamente nerviosa. El primer aviso llegó en el minuto 3 de juego cuando el capitán Vercauteren batió al meta Bento, pero el árbitro anuló el tanto por fuera de juego. Según fueron transcurriendo los minutos el Benfica logró asentarse sobre el terreno de juego y creo ocasiones de gol. La primera llegó en el minuto 18 cuando Carlos Manuel realizó un lanzamiento desviado. Sin embargo, el tanto no llegaría hasta un cuarto de hora después cuando Sheu sorprendió a la defensa belga e igualar la elimiantoria.

El gol dio alas a los lusos que dominaron aún más el partido, creando más ocasiones de gol ante un Anderlecht que jugó con una defensa adelantada y saliendo al contraataque. En uno de ellos llegó el gol del empate. Corría el minuto 38 cuando Vercauteren realiza una gran jugada, dribla a varios rivales en el centro del campo y manda un balón en profundidad sobre Lozano para que éste marque de cabeza.

Tras el descanso, Eriksson dio entrada al yugoslavo Filipović en detrimento de Shéu, máximo goleador en la competición, y trato de dar mayor velocidad al juego benfiquista pero esta estrategio no ofreció los frutos deseados (dos tantos) ya que el Anderlecht contuvo todos los ataques del equipo lisboeta. A pesar de ello, el Benfica gozó de oportunidades para batir a Munaron como en el minuto 63, cuando el árbitro anuló un gol a Filipović por fuera de juego, y en los minutos finales en el lanzamiento de una falta desde el borde del área belga cuyo lanzamiento salió por encima del travesaño.

SL Benfica – RSC Anderlechtois (1-1)
Miércoles, 18/05/1983 (20:30 h).
Estádio da Luz (Lisboa): 80.000 espectadores.
Árbitro: Charles Corver (NED).
Goles: 1-0 Shéu 32′; 1-1 Lozano 38′.

SL Benfica: Manuel Galrinho Bento; Minervino José Lopes Pietra, Humberto Manuel Jesús Coelho (capitán), António José Bastos Lopes, António Augusto da Silva Veloso (João António Ferreira Resende Alves 62′); Carlos Manuel Correia, Glenn Peter Strömberg, Fernando Albino de Sousa Chalana; Shéu Han (Zoran Filipović 51′), Diamantino Manuel Fernandes, Tamagnini Manuel Gomes ‘Nené’. Entrenador: Sven-Göran Eriksson.

RSC Anderlechtois: Jacques Munaron; Luka Peruzović, Walter de Greef, Hugo Broos, Morten Olsen; Michel de Groote, Juan Lozano, Frank Vercauteren (capitán); Per Frimann-Hansen, Ludo Coeck, Erwin van den Bergh (Kenneth Brylle Larsen 70′). Entrenador: Paul van Himst.

Getty Images.

A la izquierda, Tony Parks, el guardameta del Tottenham junto a su compañero el capitán Graham Roberts, a la derecha, se erigieron en los héroes de su equipo. Foto: Getty Images.

El Anderlecht estuvo a punto de entrar en la historia por ser el primer club en ganar dos Copas de la UEFA de forma consecutiva. A pesar de perder a su principal figura, Lozano, traspasado al Real Madrid por una cantidad récord, los belgas muy pronto hallaron a su recambio: Enzo Scifo, que lideró al club de Bruselas a una nueva final. En ella, el portero titular el mítico Ray Clemence, fichado del Liverpool en esa misma temporada, no pudo jugarla por lesión pero su sustituto Tony Parks, fue el héroe para que los Spurs le arrebatasen la Copa de la UEFA al Anderlecht. El trofeo regresó a su ‘primera casa’ donde estuvo en 1971, el Tottenham lograba su segunda UEFA tras el Liverpool y el Borussia de Mönchengladbach.

Los ingleses no pasaron por grandes dificultades para llegar a su tercera final de esta competición. Arrancaron su andadura goleando al Drogheda United irlandés al que endosó un resultado global de 14-0 y doblegando con comodidad al Feyenoord de Rotterdam. En los octavos de final se deshizó por la mínima (2-1 en el global) del Bayern de Munich gracias a un tanto de Falco cuando concluía el partido de vuelta disputado en Londres, en los cuartos de final superó al Austria de Viena y en las semifinales sufrió para vencer al Hajduk Split yugoslavo gracias al valor de los goles marcados como visitante.

La trayectoria del Anderlecht para repetir su presencia en la final fue muy sufrida y años más tarde se conoció que quedó salpicada por un soborno del club belga al árbitro del partido de vuelta de la semifinal: el español Emilio Guruceta Muro. En la primera eliminatoria ganó al Bryne noruega de forma solvente como hizo con su segundo rival el Banik Ostrava checoslovaco. Sin embargo, superaría las siguientes rondas venciendo siempre por la mínima a sus rivales. En los octavos de final eliminó al RC Lens francés, en los cuartos al Spartak de Moscú y en las controvertidas semifinales al Nottingham Forest inglés.

RSC Anderlecht y Nottingham Forest protagonizaron una muy igualada semifinal que se desniveló en las polémicas decisiones arbitrales.

RSC Anderlecht y Nottingham Forest protagonizaron una muy igualada semifinal que se desniveló en las polémicas decisiones arbitrales.

En el partido de ida disputado en Nottingham los ingleses vencieron por 2-0 gracias a dos goles de Hodge. El Forest, que había iniciado la década de los años ochenta ganando dos Copas de Europa, se encontraba muy cerca de buscar su tercer título continental sin embargo en el encuentro de vuelta, y con polémico arbitraje de Guruceta, los belgas dieron la vuelta a la eliminatoria y se impusieron por tres goles a cero. El Anderlecht recortó distancia en el minuto 18 con un tanto de Scifo y en la segunda mitad igualaron la eliminatoria gracias a un penalti marcado por Brylle Larsen tras una falta inexistente dentro del área del Nottingham. Los minutos finales contemplan un gol anulado por un inexistente fuera de juego del defensa Paul Hart y el tanto de la clasificación para la final logrado por Vandereycken.

Sin embargo, casi trece años después se destapa la ‘caja de los truenos’, el peor escándalo para hundir la Copa de la UEFA. En febrero de 1997 Jean Elst, un desconocido intermediario belga, aseguró en una radio que, a petición del Anderlecht, sobornó con un millón de francos belgas de la época (alrededor de 27.000 euros) al árbitro español “para amañar el resultado del encuentro”. Además Elst poseía varias cintas grabadas que demostraban la veracidad de sus acusaciones. Con la ayuda de otro intermediario, René Van Aeken, Elst chantajeó durante los años posteriores a esta eliminatoria a los directivos del Anderlecht.

El árbitro español Emilio Guruceta Muro quedó salpicada su imagen tras destaparse un supuesto del cual no pudo defenderse al fallecer diez años antes.

La imagen del árbitro español Emilio Guruceta Muro quedó salpicada tras destaparse un supuesto soborno por parte del Anderlecht del cual no pudo defenderse al fallecer diez años antes.

Según su propia confesión ante la justicia belga, consiguió que durante esos años el club belga le pagara en total 20 millones de francos belgas (algo más de medio millón de euros) a cambio de su silencio. El presidente del Anderlecht, Roger Vanden Stock, reconoció que su padre, presidente del club entre 1974 y 1996, había sido “víctima de la situación” y que había cedido al chantaje. Sin embargo, Roger Vanden Stock negó en redondo que la compra del partido se hubiera realizado. Según él, “mi padre quiso defender los intereses del club y por eso aceptó una situación injusta. Es evidente que si hubiera acudido directamente a la policía se hubieran creado sospechas sobre él y sobre el Anderlecht para siempre”.

Ninguna reclamación o investigación pudieron establecerse contra el árbitro Guruceta, ya que había perecido en un accidente de automóvil ocurrido en Huesca el 25 de febrero de 1987 cuando acudía a dirigir un partido entre el Osasuna y el Real Madrid.

Más tarde, el Comité Ejecutivo de la UEFA decidió suspender por un año de las competiciones europeas al Anderlecht por “razónes éticas y morales que se desprenden de los incidentes acaecidos en 1983 y 1984 relativos al soborno de árbitros. También se ha considerado, que Constant Vanden Stock, antiguo presidente del Anderlecht, admitió recientemente ante un tribunal civil belga que había pagado en 1984 un millón de francos belgas (alrededor de 27.000 euros) al árbitro español José Emilio Guruceta Muro”.

As.

El defensa del RSC Anderlecht, el danés Morten Olsen (derecha), bate al meta del Tottenham, Tony Parks. Foto: As.

Un fan inglés muerto y más de cien arrestados fue el balance previo al partido de ida de la final. Pese al amplio dispositivo de seguridad de la policía belga, los aficionados británicos, en un buen número ebrios, se enzarzaron a lo largo de la jornada en un rosario de peleas en bares y otros establecimientos públicos. En una de ellas, el propietario de un pub, Albert Neuckermans, de 32 años, disparó sobre el joven de 18 años Brian Fallagham, causándole la muerte de forma instantánea.

En el terreno deportivo, el Tottenham logró un empate a goles en el estadio del Anderlecht. Los ingleses maniataron gran parte de la capacidad ofensiva belga gracias un fuerte sistema de contención en el centro del campo. En los primeros 45 minutos, el equipo local puso cerco a la portería del meta inglés Parks pero la defensa de los Spurs se mostró insuperable. Tras el descanso, se adelantó el Tottenham al rematar el central Paul Miller de cabeza un saque de esquina lanzado por Mike Hazard. Tras el gol, los ingleses se olvidaron de la portería rival y se dedicaron a conservar la ventaja en el marcador ante un Anderlecht cuyo nivel físico iba decreciendo a pasos agigantados. Sin embargo, y a falta de cinco minutos para el final del choque, el defensa danés Morten Olsen aprovechaba un rechace de Parks tras un disparo de Vercauteren para lograr el empate definitivo y una ligera ventaja para el equipo londinense de cara al partido de vuelta que no podría disputarlo el capitán de los Spurs Steve Perryman por acumulación de amonestaciones.

RSC Anderlechtois – Tottenham Hotspur FC (1-1)
Miércoles, 9/05/1984 (19:30 h).
Parc Astrid / Constant vanden Stock (Bruselas): 35.000 espectadores.
Árbitro: Bruno Galler (SWI). Amonestó a Perryman y Stevens.
Goles: 0-1 Miller 58′; 1-1 Olsen 85′.

RSC Anderlechtois: Jacques Munaron; Walter de Greef, Morten Olsen (capitán), Michel de Groote, Georges Grün; Wim Hofkens, René Vandereycken, Vincenzo Scifo, Erwin van den Bergh (Frank Arnesen 85′); Alex Czerniatynski (Frank Vercauteren 85′), Kenneth Brylle Larsen. Entrenador: Paul van Himst.

Tottenham Hotspur FC: Tony Parks; Danny Thomas, Paul Miller, Chris Hughton, Graham Roberts; Steve Perryman (capitán), Mike Hazard, Gary Stevens (Gary Mabbutt 81′), Tony Galvin; Mark Falco, Steve Archibald. Entrenador: Keith Burkinshaw.

As.

La tanda de penaltis benefició a los Spurs: en la imagen Steve Archibald bate a Munaron. Foto: As.

El encuentro de vuelta de la final estuvo repleto de un juego de gran calidad y grandes dosis de emoción. El titulo de la Copa de la UEFA se decidió por primera vez en la fatídica suerte de la tanda de penaltis. Los primeros 45 minutos fueron muy parejos y dieron paso a una segunda parte en la que el Anderlecht comenzó jugando mejor que los ingleses. En el minuto 60, Czerniatynski adelantó en el marcador a los belgas tras recibir un pase de Olsen. El tanto obligó al técnico del Tottenham, Keith Burkinshaw, a introducir en el campo al argentino Osvaldo Ardiles y a Ally Dick que dieron mayor profundidad al juego ofensivo de los londinenses. A falta de seis minutos para la conclusión, el capitán Graham Roberts lograba empatar el partido tras un disparo al poste de Ardiles y forzar una prórroga que no desniveló el marcador, por lo que hubo de recurrirse a los lanzamientos desde el punto de penalti, en los cuales el Anderlecht falló en dos ocasiones por sólo una de los Spurs. El capitán Graham Roberts recogía el segundo trofeo de campeón de la Copa de la UEFA delante de un alegre y vociferante White Hart Lane.

Tottenham Hotspur FC – RSC Anderlechtois (1-1)
Miércoles, 23/05/1984 (20:00 h).
White Hart Lane (Londres): 46.258 espectadores.
Árbitro: Volker Roth (FRG).
Goles: 0-1 Czerniatynski 60′; 1-1 Roberts 84′.
Tanda de penaltis (4-3): 1-0 Roberts; 1-0 Olsen [parado] / 2-0 Falco; 2-1 Brylle Larsen / 3-1 Stevens; 3-2 Scifo / 4-2 Archibald; 4-3 Vercauteren / 4-3 Thomas [parado]; 4-3 Guðjohnsen [parado].

Tottenham Hotspur FC: Tony Parks; Danny Thomas, Paul Miller (Osvaldo César ‘Ossie’ Ardiles 72′), Graham Roberts (capitán), Chris Hughton; Gary Mabbutt (Ally Dick 72′), Mike Hazard, Gary Stevens, Tony Galvin; Mark Falco, Steve Archibald. Entrenador: Keith Burkinshaw.

RSC Anderlechtois: Jacques Munaron; Wim Hofkens, Georges Grün, Walter de Greef, Morten Olsen, Michel de Groote; Frank Arnesen (Arnór Guðjohnsen 77′), Frank Vercauteren (capitán), Vincenzo Scifo; Alex Czerniatynski (Kenneth Brylle Larsen 104′), René Vandereycken. Entrenador: Paul van Himst.

Allsport UK /Allsport.

Steve Archibald del Tottenham Hotspur gana un balón al defensa del Anderlecht Georges Grun durante el partido de vuelta de la final de la Copa de la UEFA. Foto: Allsport UK /Allsport.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s