Historia de la Copa de la UEFA (XV): el IFK Göteborg se suma a la lista de bicampeones mientras el Bayer Leverkusen retorna el trofeo hasta Alemania

El Real Madrid, bicampeón de las dos últimas ediciones, dejo su cetro de la Copa de la UEFA vacío al vencer en la Liga española y tener el derecho de disputar la Copa de Europa. Así, la competición de la temporada 1986/87 dio comienzo con un ramillete de equipos candidatos a suceder a los madrileños. Con los equipos ingleses ausentes debido a la inhabilitación impuesta por la UEFA tras los trágicos acontecimientos del estadio Heysel, la etiqueta de favorito recae en el Inter de Milán – semifinalista de las dos últimas ediciones – , el Nápoles de Diego Armando Maradona, el sempiterno Borussia Mönchengladbach y el FC Barcelona, subcampeón de la Copa de Europa, partían como favoritos al título.

As.

El capitán del IFK Göteborg, Glenn Hysén, muestra jubiloso el segundo trofeo de la Copa de la UEFA conquistado por su club. Foto: As.

Sin embargo, llegaron hasta la final dos equipos que durante la década de los años ochenta realizaron unas estupendas campañas en el terreno continental: el IFK Göteborg sueco y los escoceses del Dundee United. El cuadro nórdico regresaba a una final de la Copa de la UEFA tras imponerse en la edición de 1982. Dirigidos por Gunder Bengtsson contaba en sus filas con un buen ramillete de jugadores que lograron el trofeo cinco años antes. En las primeras ronda eliminaron al Sigma Olomouc, al Stahl Brandenburg de la Alemania Oriental y al KAA Gent belga con superioridad para medirse en los cuartos de final al Inter de Milán. En Suecia, el partido de ida concluye con un ‘milagroso’ empate sin goles. El IFK encierra a los italianos en su área en una clara táctica de catenaccio. En el encuentro de vuelta, los italianos tienen el pase a las semifinales en sus manos ya que se adelantan con un tanto en propia meta de Fredriksson pero el Göteborg logra un empate a un gol logrado por Lennart Nilsson en el minuto 79. Finalmente, los suecos superan en las semifinales al Tirol Innsbruck liderado por el alemán Hansi Müller por un global de 5 goles a 1.

El rival en la final fue el sorprendente Dundee United que supera a alguno de los candidatos iniciales a llevarse la Copa de la UEFA. En las primeras rondas, supera al RC Lens francés, al Universitatea Craiova rumano y al Hajduk Split yugoslavo demostrando una gran superioridad en sus partidos como local. En los cuartos de final apea de la competición al FC Barcelona de Terry Venables. Vence en su estadio por la mínima gracias un gol tempranero de su delantero Kevin Gallacher y también cosecha una rocambolesca victoria en el Camp Nou. Cuando el partido se dirigía hacia la prórroga debido al gol de Ramón Calderé antes del descanso, los escoceses logran en los últimos minutos dos goles vitales. El lateral empata el encuentro en el minuto 85 mientras que el delantero Iain Ferguson marcaba el gol de la victoria en el minuto 90. En las semifinales, el Dundee United vuelve a recurrir a la heróica para acceder a la final. Tras empatar en Tannadice Park sin goles ante el Borussia Mönchengladbach logra el triunfo en terreno alemán con dos goles psicológicos: Iain Ferguson adelanta a los escoceses antes del descanso y Ian Redford en el minuto 90.

Getty Images.

El defensa del IFK Göteborg Peter Larsson (izquierda) protege el balón del delantero del Dundee United Paul Sturrock durante el partido de ida de la final. Foto: Getty Images.

En el partido de ida de la final, el Dundee United, ante la ausencia de su delantero Ferguson sancionado con un partido de suspensión y para paliar el poderío ofensivo de los suecos, decidió congregar a cinco jugadores en el centro del campo y a un sólo punta Paul Sturrock. El planteamiento del técnico escocés Jim McLean trajo consigo una primera mitad aburrida y carente de ocasiones de peligro. En el minuto 38, tras botar Andersson el segundo saque de esquina para el IFK, es rematado de cabeza por  Stefan Pettersson ante la pasividad de William Kirkwood. La segunda mitad fue más entretenida ya que el Dundee United buscó un gol esperanzador para la vuelta. Superado el minuto 60, Bowman envía un centro medido a Redford que realiza un remate espectacular que el meta sueco Wernersson envía a corner de forma sensacional. Dos minutos más tarde, Clark estuvo a punto de lograr la igualada tras el lanzamiento de una falta. El poderío físico de los escoceses obligó al IFK a replegarse y a conservar el marcador favorable pero sin olvidarse de la portería rival. En una de ellas, el balón se paseó ante la puerta vacía del Dundee United sin encontrar un rematador final.

IFK Göteborg – Dundee United FC (1-0)
Miércoles, 6/05/1987 (19:00 h).
Nya Ullevi (Göteborg): 50.053 espectadores.
Árbitro: Siegfried Kirschen (GDR).
Goles: 1-0 Pettersson 38′.

IFK Göteborg: Thomas Wernersson; Mats-Ola Carlsson, Glenn Hysén (capitán), Peter Larsson, Stig Fredriksson; Magnus Johansson (Roland Nilsson 68′), Tord Holmgren (Lars Zetterlund 89′), Michael Andersson, Tommy Holmgren; Lennart Nilsson, Stefan Pettersson. Entrenador: Gunder Bengtsson.

Dundee United FC: William Thomson; Maurice Malpas, Paul Hegarty (John Clark 55′), David Narey (capitán), John Holt; James McInally (David Beaumont 89′), William Kirkwood, David Bowman, Eamonn Bannon, Ian Redford; Paul Sturrock. Entrenador: Jim McLean.

As.

El Dundee United y el IFK Göteborg empataron en un emocionante partido de vuelta de la final de la Copa de la UEFA. Foto: As.

En el encuentro de vuelta de la final el Dundee United lo dio todo para adjudicarse la Copa de la UEFA ante su afición que llenaba su estadio de Tannadice Park. Sin embargo, se topó frente a un IFK Göteborg experimentado y muy superior durante la primera mitad en la que desplegó un juego veloz, vertical y peligroso que mereció no sólo adelantarse en el marcador sino obtener más. En el ecuador de la primera parte, y  tras jugada que estuvo precedida por una obstrucción de Tord Holmgren a Gallacher que no vio el árbitro, Lennart Nilsson adelantó al equipo sueco. Tras el descanso, el técnico escocés decidió poner cerco a la portería del IFK dando entrada al delantero Hegarty y colocando al central Clark como ariete. Fue precisamente el propio defensa central el que obtuvo el definitivo empate a los sesenta minutos, tras recibir un pase de Gallacher desde la derecha, regatear a Larsson y rematar de forma imparable a media altura. La defensa sueca y la falta de ideas de los escoceses lograron que la Copa de la UEFA fuese por segunda ocasión hasta tierras suecas.

Dundee United FC – IFK Göteborg (1-1)
Miércoles, 20/05/1987 (19:45 h).
Tannadice Park (Dundee): 20.911 espectadores.
Árbitro: Ion Igna (ROM).
Goles: 0-1 Lennart Nilsson 22′; 1-1 Clark 60′.

Dundee United FC: William Thomson; John Holt (Paul Hegarty 46′), John Clark, David Narey (capitán), Maurice Malpas; Kevin Gallacher, James McInally, David Bowman; Ian Redford (Eamonn Bannon 72′), Iain Ferguson, Paul Sturrock. Entrenador: Jim McLean.

IFK Göteborg: Thomas Wernersson; Mats-Ola Carlsson, Glenn Hysén (capitán), Peter Larsson, Stig Fredriksson; Roland Nilsson (Magnus Johansson 78′), Tord Holmgren, Michael Andersson, Tommy Holmgren (Per Edmund Mordt 71′); Stefan Pettersson, Lennart Nilsson. Entrenador: Gunder Bengtsson.

Wolgang Rolff recibe el trofeo de la Copa de la UEFA.

El capitán del Bayer Leverkusen Wolgang Rolff recibe el trofeo de la Copa de la UEFA.

En el año 1988 el trofeo de la Copa de la UEFA retornó hasta Alemania ocho años después del último triunfo, el logrado por el Eintracht de Frankfurt, y a semejanza de la pasada edición, la final estuvo formada por dos equipos que sorprendieron a los favoritos al título. Dos equipos que pisaban por primera vez en su historia una gran final: el Bayer Leverkusen alemán y RCD Espanyol.

El periplo de los alemanes hacia la final fue inmaculado y fundamentaron su éxito en las actuaciones en su terreno de juego en el que no perdieron ningun partido ni encajaron gol alguno. Eliminaron en la primera ronda fácilmente al Austria de Viena para posteriormente lograr superar al Toulouse con ciertos problemas (2-1 en el marcador global) y al Feyenoord holandés en los octavos de final también por la mínima. En los cuartos de final logró la ‘gran campanada’ de la competición al derrotar al FC Barcelona en el Camp Nou por la mínima (0-1). Un gol del brasileño Tita daba el pase al Bayer tras empatar sin goles en la ida. En semifinales, y gracias a un solitario tanto de Alois Reinhardt, conseguido en el partido de ida es suficiente para superar a sus compatriotas del Werder Bremen.

Celebración perica tras el segundo gol ante el Brujas belga en el partido de vuelta de las semifinales.

Celebración perica tras el segundo gol ante el Brujas belga en el partido de vuelta de las semifinales.

Por su parte, el RCD Espanyol tuvo un camino más irregular y lleno de obstáculos hasta la final. En la primera ronda, apeó del torneo a un clásico del fútbol europeo, el Borussia Mönchengladbach, derrotándole en ambos encuentros. En la siguiente ronda, eliminó al Milán dirigido por Arrigo Sacchi, el futuro equipo triple vencedor de la Copa de Europa años después vio cómo le superaba los ‘periquitos’. El partido de ida, celebrado en Lecce al encontrarse clausurado el Giuseppe Meazza por la UEFA, contempló un triunfo catalán por cero goles a dos, logrados por Zubillaga y ‘Pichi’ Alonso. En la vuelta en Sarriá, el Espanyol obtuvo un sufrido empate sin goles para acceder a la siguiente ronda en la que el sorteo le deparó medirse al otro equipo de la capital lombarda: el Internazionale.

El equipo de Javier Clemente obtuvo un merecido empate a un tanto en la ida disputada ahora sí en el estadio de San Siro. El gol ‘perico’ fue logrado por el danés Lauridsen en los minutos finales y restaba relevancia al tanto italiano logrado por Aldo Serena a la media hora de juego. Un gol de Orujela en el partido de vuelta dejó la eliminatoria encarrilada. Los cuartos de final fueron más sencillos para el Espanyol que dominó al Vítkovice checo en el encuentro de ida disputado en Sarriá (2-0), siendo Lauridsen y el hispano-francés Michel Pineda los autores de los tantos, y conservó su renta en la vuelta (0-0). La semifinal, en cambio, fue de auténtico infarto ante el Brujas. Los belgas vencieron en su estadio con un marcador inquietante: dos goles a cero, obra de Jan Ceulemans y Gallart en propia meta, para el partido de vuelta. Sin embargo, Sarriá vibró y llevó en volandas a los ‘periquitos’. Diego Orejuela recortó distancias en el minuto 8 y, en el minuto 61, Pineda obtuvo el gol que igualaba la eliminatoria. No hubo más goles en el resto de la segunda mitad por lo que se disputó una trepidante prórroga. Cuando todo parecía indicar que la tanda de penaltis determinaría el equipo finalista, ‘Pichi’ Alonso apareció para anotar el gol del triunfo.

As.

Sebastián Losada, con este cabezazo, tras pase de Soler lograba el primer gol del RCD Espanyol ante el Bayer Leverkusen en la partido de ida de la final. Foto: As.

Victoria clara de los ‘periquitos’ del Español en el partido de ida de la final de la Copa de la UEFA, gracias a su presión constante que desarboló por completo al Bayer Leverkusen. Los alemanes salieron con una táctica defensiva que buscaba frenar las acometidas iniciales de los españolistas, provocando constantemente el fuera de juego de sus delanteros. Clemente, cuya gran preocupación era Tita, situó sobre el brasileño a Urquiaga para que lo marcara estrechamente y evitar sus peligrosas combinaciones con Täuber. El Bayer parecía controlar el juego en los primeros cuarenta y cinco minutos, e incluso gozó de alguna que otra ocasión de gol. Sin embargo, a punto de alcanzarse el descanso, Soler llegó hasta la línea de fondo con el balón y su centro pasado fue rematado de soberbio cabezazo por Losada. Con 1-0 acabó la primera mitad de un partido igualado que el Español comenzó a desnivelar a poco de la reanudación, cuando Soler aprovecha un rechace de la defensa germana para lograr el 2-0 de fuerte disparo. Los periquitos parecían lanzados ante un Bayer que ya no supo cómo reaccionar, especialmente tras recibir poco después el tercer gol, en un centro de Valverde que de nuevo Losada remata de cabeza lanzándose en plancha casi a ras del suelo. El Bayer intentó lanzarse con todo hacia arriba en busca de acortar diferencias, pero lo hizo sin dirección y con escasa puntería. Clemente introdujo cambios en su equipo para intentar congelar el partido, e incluso gozó el Español de una gran ocasión para sentenciar la final en el minuto 74, cuando un balón centrado sobre el área visitante fue peinado por Losada y Golobart, que llegaba lanzado, cabeceó al larguero.

RCD Español – TSV Bayer 04 Leverkusen (3-0)
Miércoles, 4/05/1988 (21:00 h).
Sarriá (Barcelona): 45.000 espectadores.
Árbitro: Dušan Krchňák (CZK). Amonestó a Täuber (min.54).
Goles: 1-0 Losada 45′; 2-0 Soler 49′; 3-0 Losada 56′.

RCD Español: Thomas N’Kono; José María Sánchez ‘Job’, Miguel Ángel García, José María Gallart; Diego Orejuela (capitán) (Juan Golobart 66′), José Ignacio Pérez ‘Iñaki’, Santiago Urquiaga, Miquel Soler; Ernesto Valverde, Sebastián Losada, Ángel ‘Pichi’ Alonso (John Mikilsen Lauridsen 69′). Entrenador: Javier Clemente.

TSV Bayer 04 Leverkusen: Rüdiger Vollborn; Alois Reinhardt, Jean-Pierre de Keyser, Wolfgang Rolff (capitán), Florian Hinterberger; Cha Bum-kun (Falko Götz 18′), Andrzej Buncol, Mílton Queiroz da Paixão ‘Tita’, Ralf Falkenmayer (Knut Reinhardt 75′); Klaus Täuber, Herbert Waas. Entrenador: Erich Ribbeck.

Alegria en el portero del Bayer Leverkusen, Vollborn, tras detener un penalti.

Alegría en el portero del Bayer Leverkusen, Rüdiger Vollborn, tras observar cómo el penalti lanzado por Losada no entrba en la portería.

En el partido de vuelta de la final el Bayer Leverkusen consiguió igualar la eliminatoria que tenía en franca desventaja y culminó la proeza desde los once metros. Tras una primera mitad igualada, en la que los españolistas pudieron incluso haber logrado el gol de la tranquilidad, en la segunda, con el viento a favor, el equipo alemán arrolló completamente a los periquitos y logró la remontada. El técnico españolista, Javier Clemente, planteó una táctica eminentemente defensiva, con dos líneas de contención por delante de N’Kono. En ataque, el mayor peligro llegaba por la banda izquierda del ‘Nanu’ Soler, el hombre del Español que mayores dolores de cabeza producía al Bayer. Los alemanes no pusieron en excesivos apuros al Español en los primeros 45 minutos, ya que casi siempre buscaban llegar por alto ante una defensa que se mostraba muy segura. Con 0-0 se llegó al descanso, y parecía que los españolistas estaban cada vez más cerca de su sueño europeo. Sin embargo, en la segunda mitad la decoración del partido cambió por completo. Ribbeck introdujo el cambio de Waas por Schreier y el Bayer comenzó a rasear la pelota y buscar las aperturas por las bandas. La defensa del Español, anteriormente segura, comenzó a verse desbordada una y otra vez por un equipo alemán que atacaba en oleadas. En el minuto 57 llegó el primer gol del Bayer, al resolver Tita una melé ante la portería de N’Kono. Poco después lograban los locales el 2-0, en un centro de Täuber que Götz cabecea en plancha. La enfervorizada afición alemana comenzó a creer que la remontada era posible, ya que su equipo estaba lanzado ante un rival roto y sin capacidad de reacción. El tercer gol, logrado por el coreano Cha a nueve minutos de la conclusión, certificaba la remontada y conducía a una prórroga a la que el Español llegaba sin apenas fuerzas. Aun así, tuvo Zúñiga en sus botas la oportunidad de sentenciar. Se llegó a los lanzamientos desde el punto de penalti, y pese a que la serie comenzó bien para los españolistas, al acertar ‘Pichi’ Alonso con su disparo y detener N’Kono el de Falkenmayer, los posteriores fallos de Urquiaga, Zúñiga y Losada sentenciaron la final.

TSV Bayer 04 Leverkusen – RCD Español (3-0)
Miércoles, 18/05/1988 (20:15 h).
Ulrich-Haberland-Stadion (Leverkusen): 22.000 espectadores.
Árbitro:
Jan Keizer (NED). Amonestó a A. Reinhardt (min.2), K. Reinhardt (min.87) y Miguel Ángel (min.65).
Goles:
1-0 (Tita 57′); 2-0 (Götz 63′); 3-0 (Cha 81′).
Tanda de penaltis (3-2): 0-1 ‘Pichi Alonso; 0-1 Falkenmayer [parado] / 0-2 Job; 1-2 Rolff / 1-2 Urquiaga [fuera]; 2-2 Waas / 2-2 Zúñiga [parado]; 3-2 Täuber / 3-2 Losada [fuera].

TSV Bayer 04 Leverkusen: Rüdiger Vollborn; Wolfgang Rolff (capitán), Erich Seckler, Alois Reinhardt, Knut Reinhardt; Christian Schreier (Herbert Waas 46’), Andrzej Buncol, Ralf Falkenmayer, Cha Bum-kun; Falko Götz, Mílton Queiroz da Paixão ‘Tita’ (Klaus Täuber 62’). Entrenador: Erich Ribbeck.

RCD Español: Thomas N’Kono; Miguel Ángel García, Juan Golobart (Manuel Zúñiga 73’), Santiago Urquiaga, José María Gallart; José María Sánchez ‘Job’, Diego Orejuela (Javier Zubillaga 66’), José Ignacio Pérez ‘Iñaki’, Miquel Soler; Ángel ‘Pichi’ Alonso (capitán), Sebastián Losada. Entrenador: Javier Clemente.

Allsport UK /Allsport

El lateral del Bayer Leverkusen Knut Reinhardt y el delantero del RCD Espanyol 'Pichi' Alonso pugnan por un balón aéreo durante el partido de vuelta de la final de la Copa de la UEFA disputado en el Ulrich Haberland Stadium de Leverkusen. Foto: Allsport UK /Allsport

Un pensamiento en “Historia de la Copa de la UEFA (XV): el IFK Göteborg se suma a la lista de bicampeones mientras el Bayer Leverkusen retorna el trofeo hasta Alemania

  1. Bons tempos.

    Lembro-me precisamente das duas finais. Tinha 14/15 anos e, de facto, a final do Leverkusen foi memorável.
    O Espanhol tinha um grande guarda-redes (Nkono); mas, na altura, vibrava pelo Bayer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s