Días de gloria

En esta sección repasaremos los encuentros más atractivos que han disputado los grandes y pequeños clubes, no sólo de España, sino de todo el continente. Anécdotas, curiosidades y efemérides también formarán parte de este capítulo. Para uno de los contendientes en la batalla del terreno de juego futbolístico será recordada la jornada como histórica pero para el contrario para olvidar. Sin embargo, el tiempo cura todas las heridas y aquellas amargas derrotas son rememoradas con nostalgia de forma agradable. Por una vez en la historia, un equipo o un club de una pequeña, media o gran urbe del Viejo Continente estuvo a punto de escribir una gesta para recordar…

El Athletic se despide de la Liga de Campeones con una victoria ante el Galatasaray

Cuando se cumplen 10 años desde el último partido del Athletic Club de Bilbao, rememoramos aquella histórica fecha para los aficionados bilbaínos. El subcampeonato de liga logrado la campaña 1997/98 permitió a los ‘leones de San Mamés’ tomar parte en la Liga de Campeones tras superar el escollo del Dinamo de Tbilisi en la fase previa. Encuadrado en el grupo B junto a Juventus, Galatasaray y Rosenborg, al Athletic le fue esquiva la buena suerte. Demostró ser superior al resto de sus rivales pero le costó muy cara la falta de oficio que demostró como en las derrotas en Estambul y Turín. Llegó a la última jornada eliminado pero venció ante un rival con serias opciones a continuar en la competición, dejando la máxima competición del continente con la cabeza bien alta.

El jugador del Galatasaray Gica Hagi controla el alón rodeado de los defensores del Athletic Iñigo Larrainzar (izquierda) y Txomin Nagore (derecha). Foto. Reuters

El jugador del Galatasaray Gica Hagi controla el balón rodeado de los defensores del Athletic Iñigo Larrainzar (izquierda) y Txomin Nagore (derecha). Foto. Reuters

Un gol de Julen Guerrero al borde del descanso cercenó las opciones con las que contaba el aquel día penoso Galatasaray para clasificarse, por primera vez en la historia del fútbol turco, para los cuartos de final de la Liga de Campeones. El tanto logrado por el encorajinado capitán del Athletic de Bilbao sirvió, además de para reivindicarse de nuevo ante el técnico Luis Fernández en una época de falta de sintonía entre ambos, para que el equipo vasco consiguiese la única victoria en este su primer paso por la nueva máxima competición continental. La primera parte apenas ofreció el gol de Guerrero, ya cuando se acababa, y un remate de cabeza con el que Jorge Pérez puso fin a la mejor jugada de los primeros 45 minutos.

El tanto del capitán del Athletic, muy aplaudido por un San Mamés a medio llenar, llegó como consecuencia de un robo de balón al borde del área visitante, en una jugada en la que Guerrero se mostró mucho más vivo que un muy ingenuo Fatih. El cabezazo de Jorge Pérez, muy bien ejecutado, aunque sin mucha fuerza, fue el colofón a la combinación que inició Javi González con una apertura a la banda derecha y que continuó Larrainzar con un espléndido centro. Tan escaso bagaje de la primera mitad no hizo sino desnudar a un Galatasaray increíblemente ineficaz e inoperante, incapaz de hacer frente como debía al que se presentaba como uno de los partidos más importantes de la historia del fútbol turco.

El Athletic, plagado de reservas en el centro del campo y en los extremos, bastante hizo con mantener cierta motivación y la concentración suficiente en un choque en el que sólo estaba en juego premiar a sus animosos aficionados con la única victoria en este su primer paso por la Champions League. La segunda parte empezó más movida, ya que en el minuto tres Ezquerro tuvo la posibilidad de sentenciar al equipo turco, pero el riojano, en su línea de toda la temporada, no fue capaz de superar a Taffarel en un uno contra uno.

Reuters.

A la izquierda, el defensa del Athletic Iñigo Larrainzar intenta cortar el avance del jugador del Galatasaray Hasan Sas. Foto: Reuters.

Un cabezazo suave de Guerrero, un tiro flojo de Hagi, varios corners a favor de uno y otro equipo, un lanzamiento de Ezquerro que buscaba la escuadra izquierda de la meta de Taffarel y la exhibición de las primeras tarjetas del suizo Meier sirvieron para que no decayese mucho un partido que, por momentos, parecía más amistoso que decisivo. A ocho minutos del final, una caída del delantero Arif dentro del área local dio pie a cierta polémica, pero Meier no observó pena máxima. Un barullo ante Imanol Etxeberria, desaprovechado por los de Terim, y un postrero lanzamiento de Hagi, fueron las primeras y casi únicas ocasiones de gol del Galatasaray. De ahí hasta el final, mucho malos modos visitantes, producto de su desesperación e impotencia, y un cabezazo alto de Okan que terminó con las ilusiones de los aficionados gualdirrojos y con las esperanzas turcas de tener el próximo año dos equipos en la Liga de Campeones.

Athletic Club de Bilbao – Galatasaray SK (1-0)
Miércoles, 9/12/1998 (20:45 h).
San Mamés (Bilbao): 19.000 espectadores.
Árbitro: Urs Meier (SWI). Amonestó a Nagore, Suat, Okan y Umit.
Goles: 1-0 Guerrero 44′.
Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria de Aitor Zabaleta, hincha de la Real Socidad que fue asesinado el día anterior en los exteriores del estadio Vicente Calderón de Madrid, antes del partido de la Copa de la UEFA entre el Atlético de Madrid y la Real Sociedad.

Athletic Club de Bilbao: Imanol Etxeberría; Íñigo Larráinzar, Carlos García, Patxi Ferreira, Aitor Larrazábal; Jorge Pérez (Mikel Lasa 74′), Txomin Nagore (César Fernández 84′), Felipe Guréndez, Javi González (Joseba Etxeberría 77′); Julen Guerrero, Santi Ezquerro. Entrenador: Luis Fernández.

Galatasaray SK: Cláudio André Mergen Taffarel; Ümit Davala, Fatih Akyel, Gheorghe Popescu, Iulian Sebastian Filipescu; Okan Buruk, Tolunay Hakki Kafkas (Vedat İnceefe 66′), Suat Kaya (Burak Akdiş 66′), Hasan Gökhan Şaş (Emre Belözoğlu 80′); Gheorghe Hagi, Arif Erdem. Entrenador: Fatih Terim.

La Real Sociedad gana su primer partido en Europa barriendo al Inter de Milán

Cabezazo de Alonso, una de las diversas ocasiones de gol que tuvo la Real Sociedad.

Cabezazo de Alonso, una de las diversas ocasiones de gol que tuvo la Real Sociedad.

Hicieron falta tres participaciones, cuatro eliminatorias y ocho partidos para que la Real Sociedad lograse su primer triunfo europeo. Fue en la temporada 1979/1980 en la que el club txuri-urdin logró el ansiado éxito a nivel continental. Se vencía con brillantez al Inter de Milán pero quedó el regusto amargo que el triunfo no sirvió para mucho pues la Real quedaba eliminada en la primera ronda de la Copa de la UEFA por un sólo gol. Quedaban atrás la dolorosa eliminación ante el Banik Ostrava checoslovaco en el debut cinco años atrás, la superación de una eliminatoria ante el Grasshopper suizo tras empatar en ambos encuentros y finalmente el duro correctivo que se recibiría del Liverpool en la temporada 1975/76 (1-9 en el global de la eliminatoria).

Se llenó Atotxa para contemplar el intento de la Real Sociedad de dar la vuelta al 0-3 adverso que se traía del partido de ida disputado en San Siro. Y muy cerca estuvo, se quedó a un sólo tanto de forzar una prórroga tras derrotar por dos goles a cero al Inter de Milán que desquició al público y jugadores realistas debido a las numerosas pérdidas de tiempo y al excesivo ‘teatro’ que le echaron sus jugadores, dejándose caer sobre el terreno de juego sin estar lesionados.

El equipo italiano confiado del favorable marcador de la ida, salió al terreno de juego con el único propósito de defender el resultado y estuvo a punto de pagarlo muy caro. Además de los dos goles, los vascos crearon numerosas ocasiones de gol, mandaron dos balones a la madera y le escamotearon un claro penalti cometido sobre López Ufarte que el colegiado inglés no quiso señalar. El club nero-azurri sólo gozó de una oportunidad de marcar en un cabezazo a bocajarro de Muraro que salvó en una estupenda intervención Arconada.

La Real Sociedad salió desde el pitido inicial desplegando un juego rápido, valiente, con coraje y superando en todo momento al rival. En el minuto 3, López Ufarte era zancadilleado por Canuti dentro del área pero el colegiado inglés no pitó el penalti. Viendo la avalancha de juego txuri-urdin a los interistas no les quedó más remedio que detenerla a base de faltas y juego subterráneo. Sin llegar al minuto 5, Pasinato veía la tarjeta amarilla al agredir sin balón a Idigoras. Fue este extremo quien a continuación creo la primera ocasión ante la meta del Inter. Su remate era enviado a corner por el meta Bordon.

La siguiente oportunidad donostiarra llegaba en el minuto 12 cuando Alonso en un cabezazo estrellaba el balón en el larguero. El juego de la Real Sociedad hacía vibrar a sus aficionados. El primer gol no tardó más en llegar. En el minuto 21 un centro de Diego es cabeceado por Alonso hacia la zona donde se haya Satrústegui quien remata flojo, pero el meta Bordon no logra blocarlo. En el rechace y en medio de un gran barullo, el ariete donostiarra logra meter el balón dentro de la portería del Inter.

El conjunto blanquiazul sigue buscando la meta rival con ahínco especialmente en las jugadas que crea Roberto López Ufarte. El marcador no se mueve hasta el descanso a pesar de las ocasiones que tienen Diego y Alonso además de una jugada magistral de López Ufarte en el minuto 45.

Un balón sale rozando el poste ante la mirada de los atacantes realistas y los defensores interistas.

Un balón sale rozando el poste ante la mirada de los atacantes realistas y los defensores interistas.

En la segunda mitad nada cambió. La Real Sociedad obligó al Inter a seguir encerrado en su área gracias a un sinfín de jugadas y numerosos saques de esquina. Los italianos fueron incapaces de buscar la portería de Arconada dedicándose a perder tiempo, tirándose al suelo sin motivo, que derivaron durante el partido en dos peleas en las que se enzarzaron jugadores de ambos equipos pero que no llegaron a mayores. Antes del segundo gol, Satrústegui tuvo una ocasión de oro para marcar cuando en un remate y con el portero batido, el poste repelió el balón. En el minuto 78, Alonso realiza una gran jugada por la izquierda apoyado por López Ufarte, profundiza hasta la línea de fondo para enviar un pase atrás a Satrústegui, que empalma un gran tiro con la pierna izquierda.

Los últimos minutos fueron de intensa presión en busca de un tanto que diese paso a la prórroga, con el público en pie, animando al equipo, pero el gol no llegó ante un Inter que estuvo contra las cuerdas ante el empuje final. La Real Sociedad caía eliminada injustamente pero había conocido la fórmula para saber cómo se ganan las batallas continentales.

Real Sociedad de Fútbol – Internazionale FC (2-0)
Miércoles, 3/10/1979 (20:00 h).
Atotxa (Donostia-San Sebastián): 18.198 espectadores.
Árbitro:
Patrick Partridge (ENG). Mostró tarjeta amarilla a Pasinato, Gajate, Paressi, Becalosí, Marini, López Ufarte y Bordón.
Goles: 1-0 Satrústegui 21′; 2-0 Satrústegui 77′.
Incidencias: En el minuto 43 un bote de cerveza alcanzó a Becalosi.

Real Sociedad de Fútbol: Luis Miguel Arconada; Genaro Celayeta, Agustín Gajate, Iñaki Kortabarría (José Agustín Aranzábal ‘Gaztelu’ 57′), Julio Olaizola (Salvador Iriarte 86′); José Diego Álvarez, Miguel Ángel Alonso, Jesús María Zamora; Santiago Idígoras, Jesús María Satrústegui, Roberto López Ufarte. Entrenador: Luis Alberto Ormaechea.

Internazionale FC: Ivano Bordon; Giuseppe Baresi, Roberto Mozzini, Graziano Bini, Nazzareno Canuti; Giancarlo Pasinato, Giampiero Marini, Gabriele Oriali (Franco Pancheri 65′), Evaristo Beccalossi; Alessandro Altobelli (Domenico Caso 78′), Carlo Muraro. Entrenador: Eugenio Bersellini.

Otros temas publicados:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s